Walter Gropius, una fábrica de zapatos y la Bauhaus Parte II

Geovanni Tellez

 Algunos artistas dentro de la Alemania destruida se manifestaron proponiendo crear “una cultura del pueblo y para el pueblo”, entre ellos un hombre llamado Walter Gropius. Para ese momento Walter Gropius era solo un arquitecto de 23 años nacido en Berlín, sus primeros trabajos habían consistido en la construcción de un grupo de casas rurales y posteriormente a sus 28 se adjudicaría una obra maestra para la arquitectura contemporánea y lo que le valdría el reconocimiento internacional: el establecimiento de Fagus.

La fábrica de zapatos de Fagus fue construida en 1911 en colaboración con Adolf Meyer, esta construcción se considera el origen de la arquitectura moderna. Dentro de sus características distintivas se encuentra una fachada de cristal y acero, con esquinas completamente acristaladas y sin columnas de pilares, representándose así como una construcción liviana y elegante, con una aprecia totalmente alejada a lo que comúnmente se concibe como una fábrica. La Fagus podría simplemente resumirse como un funcional complejo industrial.

En 1919 Walter Gropius se presentaba ya como un fuerte crítico contra los cambios que experimentaba Alemania durante el siglo XX, es sus propias palabras se proponía fundar   “un nuevo gremio de artesanos sin las distinciones de clase que levantan una barrera de arrogancia entre el artesano y el artista, deseemos, concibamos y creemos juntos la nueva estructura del futuro, que abarca la arquitectura, la escultura y la pintura en una unidad y de la  que algún día brotará hacia el cielo de la mano de un millón de trabajadores como símbolo cristalino de una nueva fe”

BauCon esta ideología es con la que Walter Gropius se propuso fundar  la escuela de artesanía, diseño, arte y arquitectura o simplemente llamada la Bauhaus, cuyos pilares se fundamentarían principalmente en:

  • Formar un movimiento de artistas con plena conciencia social e intelectual
  • Perseguir la armonía entre arte e industria
  • Lograr una cultura del pueblo y para el pueblo
  • Unión entre arte y funcionalidad: Esta fusión es elemental porque hace que el artista ya no sea una entidad aislada, sino que entra a la sociedad como un personaje útil, interviene directamente en ella.
  • El arte entra a los hogares con una función. Se trataba de crear productos funcionales y económicos
  • En Bauhaus se enseñaba a crear. El trabajo manual es la base del artista
  • La escuela es un laboratorio

Este movimiento estaba influenciado por diferentes corrientes como el constructivismo ruso, supremísimo, expresionismo, protoracionalismo y neoplasticismo. Según algunos autores del arte “El estilo de la Bauhaus se caracterizó por la ausencia de ornamentación en los diseños, incluso en las fachadas, así como por la armonía entre la función y los medios artísticos y técnicos de elaboración.” La Bauhaus influyó poderosamente en la arquitectura moderna, a tal grado de marcar la pauta. Simultáneamente, se creó una nueva estética. Se dice que ésta sentó las bases normativas y patrones de lo que hoy conocemos como diseño industrial y gráfico. La importancia de lo que posteriormente se regiría como una importante corriente de arte, e incluso de pensamiento, radica en que la Bauhaus se convirtió en el centro del diseño moderno en Alemania durante la década de 1920, jugando un importante papel en el diseño y las técnicas de producción industrial.

Referencia

GROPIUS, Walter. La nueva arquitectura y La Bauhaus. Editorial Lumen, S.A., 1966.

VENTURI, Lionello. Historia de la Crítica de Arte. Barcelona, Editorial Gustavo Pili, S. A., 1982.

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios