Nobel de Dylan, la urna funeraria de lujo de una generación finalizando

Carlos Serhillson

No soy un literato, no sé qué pueda ganar la literatura con el Nobel a Bob Dylan, pero sí soy un amante de la música, un mundo mucho más familiar, y creo que la música gana con este premio. No soy literato, no sé si merecía el Nobel o no, pero sí soy un estudioso de la Historia y puedo ver cómo los paradigmas se transforman, pero existe siempre esa reminiscencia de personajes que son emblemas de una generación.

            ¿A qué me refiero? Jóvenes lectores, permítanme hacer una muy breve reseña de una generación que se distinguió por su lucha social, por crear el mundo en el que ustedes ahora se desenvuelven, por su liberación y por masificar la música que ahora es base de lo que escuchan: la generación de postguerra.

            Esta generación escuchó hablar a Luther King y al Che Guevara, vivió la liberación sexual y la creación de drogas sintéticas, la masificación de los medios de comunicación; escuchó por primera vez a The Rolling Stones y The Doors, vivieron el nacimiento del rock. De esta generación surgieron nombres como Lennon (miembro de The Beatles), Vint Cerf y Robert Kahn (creadores del internet), Steve Jobs y Bill Gates (industria de la computación), Sara Danius (secretaria permanente de la academia sueca, encargada de conceder el premio Nobel  de literatura), y evidentemente Bob Dylan.

            En 1964 se conocieron The Beatles y Dylan; dicen que de esta reunión Lennon aprendería a darle un sentido social a su música, y Bob aceptaría hacer más pop su música (no duraría mucho tiempo)[1], y con la influencia del cuarteto de Liverpool en el mundo, se volverían estandartes para la juventud de los 60’s y 70’s. Lectores, el mundo actual es fruto de esta generación de lucha a través del amor, todo el mundo en amor.

            Esos actores han envejecido, están muriendo; por ejemplo recordemos a Luis González de Alba y su activismo social desde los 60’s hasta que el cuerpo le aguantó.

            Se logró el internet, esa poderosa arma que ya ha dado muestras de lo que puede lograr, pero que su uso en la juventud resulta ridículo; el interés en cambios sociales se acaba en un meme compartido miles de veces e infinidad  de hashtags que a veces se convierten en la única idea que puede expresar la mente, tres palabras y creemos que hemos cambiamos el mundo.

           Estamos viviendo un cambio generacional. Los intelectuales, actores sociales, músicos y literatos de renombre fallecen; es momento de que tomemos las riendas de esta yegua domesticada por ellos y, como en 1964 un grupo de jóvenes fue influenciado por Bob, y estos a su vez impactaron a un gran número de adolescentes en todo el mundo para crear algo que fuera de todos, así esperemos que el premio Nobel de literatura haga que la juventud de ahora voltee a ver esta maravillosa generación y aprendamos de sus logros, sus ideas, sus fracasos y no sólo de su música, con la nueva psicodelia comandada por Tame Impala; sino también de su interés por dejar un mundo con más posibilidades para todos.

            No sé qué gana la literatura, pero creo que la música puede ganar mucho, y si gana la música gana el futuro.

[1] 1)http://www.sinembargo.mx/20-01-2014/877663. Última consulta 27 de octubre 2016.

 

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios