¿Qué le pasa a Huizi?

Luis Fernando Dávila

Hace poco más de 10 meses Huizi se estrenaba en la ciudad como el innovador sistema de bicicleta pública que posicionaría a Toluca como un “municipio educador” en materia de movilidad sustentable; el tiempo ha pasado, sin embargo Huizi no parece estar en un buen momento a pesar de que su número de usuarios ha ido en aumento (lentamente).

Muchos son los factores que le han impedido a este servicio crecer, a pesar de las buenas condiciones de su equipo y el grado óptimo en tecnología con el que cuenta; la llegada de una nueva administración, la apatía generalizada, la inseguridad vial y la desinformación sobre el modo de pago del servicio parecen ser los tópicos más discutidos sobre las adversidades que enfrenta la bicicleta pública.

Huizi necesita crecer, lamentablemente no cuenta con el apoyo de la administración municipal actual y el número de usuarios no se incrementa constantemente.

¿Por qué no crece el número de usuarios?

Al ser cuestionados algunos ciudadanos, algunos optan por no formar parte del servicio pues aseguran que “Toluca es muy peligroso para andar en  bici”, también existe un gran número de interesados sin tarjeta de crédito (en su mayoría jóvenes) lo que imposibilita su anexión, el pequeño cuadro de la ciudad que conforma la ecozona es otro factor que desalienta a ciudadanos que no habitan o circulan constantemente el lugar.

Las necesidades climáticas del mundo nos confirman que Huizi es una necesidad, un servicio de calidad que cuesta menos de $1 al día no debe reemplazarse por un servicio gratuito pero deficiente y aunque no podamos formar parte de Huizi por diversas razones, es necesario defender el servicio y evitar que fracase, pues tiene posibilidad de crecer y formar parte de los medios de transporte del futuro de la ciudad, como una visión a largo plazo en el beneficio de la ciudadanía.

 

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios