El Gran Jaime III

Tania Hernández Ramírez

“Por eso siempre le doy la razón a Einstein, cuando dice que está seguro de dos cosas; del universo y la estupidez humana. Aunque del universo no estaba completamente seguro”… Jaime Collazo Odriozola

Tras dieciocho años de enseñanza en diferentes colegios privados y del estado Uruguayo, Jaime Collazo Odriozola fue destituido, por lo tanto migro a Catamarca, Argentina donde laboró en un casino. Más tarde fue el encargado de la Biblioteca Pública de la municipalidad. A finales de los setenta fue invitado a dar clases en México, inició en el Claustro de Sor Juana y finalmente lo contrató la Universidad Autónoma del Estado de México, durante su estancia fue profesor invitado por la Universidad de China y hace un par de años se jubiló de la UAEMex. Al respecto el mismo Jaime nos cuenta su experiencia:

“El título con el que más aprendí y realmente me formé fue con el de profesor. En Uruguay el profesorado estaba organizado de materias particulares y materias generales. En historia teníamos materias de historia, pero además teníamos que dar materias generales; matemáticas, música, de todo”. Sobre los adolescentes menciona “un niño que está en etapa de crecimiento notará que le crece más un brazo que el otro y otras partes del cuerpo, entonces muchas veces tienen malestar, por eso se sientan mal en el salón. Uno tiene que decirles, -siéntese bien-. No es necesario, ya que deben estar cómodos. Además decía la maestra, -los adolescentes se ríen de todo; pasa una mosca y ustedes pensarán que se está riendo de usted. Bueno, de 1000 casos 999 se están riendo de estupideces inimaginables, pero no tiene nada que ver con usted-. De las cosas más absurdas en el mundo es echar a un alumno de la clase porque se está riendo”. Por otro lado nunca se debe intentar tener la razón frente al grupo, si algo se desconoce “no se debe inventar cuando le preguntan a uno algo cuya respuesta no sabe. Se debe investigar”.

Finalmente entre risas menciona el caso de algunos académicos actuales y el hecho de “ser doctor es para ganar un poco más de dinero, dentro de la universidad es la categoría F, entonces hice un doctorado y pertenezco ahora a la categoría F, me jubilé con honores. Para eso sirve el grado, porque la mayor parte de doctores que conozco forma parte de ese infinito. Son tremendos estúpidos. Tendrán mucho doctorado pero son unos energúmenos. Por eso prefiero me digan Jaime, no quiero me confundan con todos los estúpidos. Había una secretaría a la cuál le decía –secretaría Carmen-, -por qué me dice secretaria-, -por qué me dice doctor, no quiero me confunda- Solo se reía”.

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios