Vive Latino un negocio redondo

Se han presentado nuevos géneros musicales que no seguían la línea del festival como los sonideros, agrupaciones de cumbias y de música norteña; esto último debido a que las disqueras de música regional están muy interesadas en impactar a un mercado nuevo (Foto: Imagina Periódico)

 Por: Bofetz CastroMan Martínez

El Festival Iberoamericano de Cultura Musical Vive Latino en este año celebro su edición número XV, algo realmente increíble ya que la mayoría de los festivales en México sólo han tenido de dos a tres ediciones o simplemente nunca se llevaron a cabo y quedaron como un intento más de jóvenes inversionistas con ganas de hacer cosas. En 1998 fue la primera edición con la participación de agrupaciones como: Café Tacvba, Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio, Molotov, La Cuca, Tijuana No y muchos más; siendo este un concepto totalmente diferente dándole cabida a los géneros del rock, ska, punk, jazz, funk que no tenían espacios masivos para presentarse.

El festival fue creciendo con el paso de los años y evidentemente los inversionistas de grandes empresas comenzaron a notar que era un gran negocio para todas sus productos, así fue como los precios de los alimentos, bebidas y souvenirs fueron elevándose hasta más de un 500% de su valor real, por lo que ahora asistir a un festival de esta magnitud es todo un lujo para la clase baja y media del continente americano.

Al pasar cada edición pudimos observar una interminable lista de bandas latinas presentándose en el festival pero como todo buen negocio en algún momento había que enfrentarse a la competencia y así sucedió con la aparición del Festival Corona Capital un concepto similar pero con algo que el Vive Latino no esperaba, en el festival de la famosa cerveza se presentaban bandas legendarias anglosajonas que nunca habían tocado en México, lo que dio como resultado menores ganancias y la pérdida de un gran sector de su público.

 La respuesta del Festival Iberoamericano fue realizar alianzas con grandes marcas de cerveza como Indio (Cervecería Cuauhtémoc), yogurts (Danup), frituras (Doritos) y por supuesto empresas discográficas como Intolerancia a la cual pertenece todo un escenario (Carpa Intolerante) y agregar géneros que no seguían la línea del festival como los sonideros, agrupaciones de cumbias y de música norteña; esto último debido a que las disqueras de música regional están muy interesadas en impactar a un mercado nuevo, de consumidores con el suficiente capital para saciar sus necesidades empresariales.

En esta última edición 2014 el cartel estuvo conformado por excelentes bandas como Nine Inch Nails, Zurdok, Cut Copy, Arcade Fire, Placebo, Maldita Vecindad y Los Hijos del Quinto Patio, Los Tres y más; pero también tuvo su lado oscuro con las presentaciones de Los Tigres del Norte y Pablito Mix.

Lamentablemente podemos notar que la escena del Rock sigue teniendo excelentes propuestas pero es más importante para los organizadores la parte monetaria que  la esencia del festival y rescatar los pocos espacios de que con sudor y sangre han podido existir a partir de la época del oscurantismo del rock que se vivió a partir de la década de los 70´s en nuestro país.

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios