Un gran camino

Por Geovanni Tellez Falcón

Emprender un viaje en el siglo VXI al norte de México represento en más de un caso la muerte. Desde tiempos tan remotos como el Imperio Romano, hasta nuestros días, la importancia de los caminos ha sido punto clave para las relaciones, comerciales, políticas, económicas y geopolíticas de los Estados. Una vez sometidos los pueblos mesoamericanos por el imperio Español se iniciaron  algunas expediciones de cara a expandir los territorios de la corona y sus riquezas. Ante esta imperante necesidad por descubrir nuevos Horizontes es como se da el nacimiento  de un camino tan grande que según los relatos de los viajeros, tomaba hasta 6 meses recorrerlo en su mayoría, un tiempo mayor del que  tardaban los marineros en llegar del puerto de Veracruz hasta la península ibérica en España, dicho camino  sería nombrado como “El Camino Real de Tierra Adentro” y se extendía desde la actual ciudad de México, hasta Albuquerque y Santa Fe Nuevo México.

Quizá en la actualidad sea sencillo imaginar que dicho camino no representaba ninguna proeza para la humanidad, en nuestros días  estamos plagados de carreteras que lo conectan todo, una ciudad con otra, mercancía va y viene, norte a sur, este a oeste y sus  costas, pero para el siglo XVI un camino que atravesaba la nada, entre colinas y valles, bosques y desiertos sencillamente representaba la vida y la muerte. Uno podía morir a manos de las tribus normandas que se expandían por toda la región o morir en manos de algún bandido después de ser despojado de todas las partencias y ser dejados a la suerte para morir de sed y hambre en una tierra inhóspita, o simple y llanamente ser asesinado de un tajo.

EL Norte de México  formaba parte de un amplio sistema de comercio en relación con el centro aun antes de la conquista. Así lo dejan ver los vestigios como la zona arqueología de “La quemada” en Zacatecas. Productos como la  turquesa, obsidiana y plumas eran trasportadas desde el norte hasta el centro y sus grandes centros urbanos. De tal forma que las rutas empleadas desde la época prehispánica para el comercio fueron tomadas como referencia por los primeros pobladores europeos que se asentaron en el territorio. Con el tiempo, diversos asentamientos fueron levantados conforme se abría el paso, rápidamente se trasportaron grandes cantidades de plata, oro, cobre y ópalos extraídos de los numerosos yacimientos de este territorio. Se fundaron pueblos, pero como la tarea de fundarlos retomando los ya establecimientos  se convirtió en algo imposible, debido principalmente a que se trataba de zonas llenas de nómadas que iba de una lado a otro, innumerables misiones viajaron a norte con población indígena del centro para así establecer junto con los nómadas centros fijos, es así como se construyeron barrios que llevaban aun hoy por nombre el de alguna población central, tlaxcaltecas, por ejemplo. Las misiones, posadas y haciendas, así como los centros mineros y ganaderos se convirtieron en los orquestadores de la gran expansión, el camino real solía atravesar las pequeñas ciudades justo por el medio, Zacateas, Aguascalientes, Guanajuato, Parral y El Paso.

En general para el siglo XVI en adelante el norte podría comprenderse por los actuales Estados de Guanajuato, Querétaro, Jalisco, Sonora, Nuevo León, Baja California, Sonora, Durango, Zacatecas, Aguascalientes, San Luis Potosí  entre algunos otros, hasta llegar a la frontera con los Estados Unidos, que durante aquellos años el territorio bajo domino español comprendería también los estados de California, Texas, Nuevo México, Arizona, Nevada, Utah y más de la mitad de Colorado y fracciones menores de Oklahoma, Kansas, Nebraska y Wyoming, todos ellos estaban conectados por el camino real de tierra adentro a través de sus diversas ramificaciones.

La ruta de la plata como también se le conocía  fue utilizada activamente como ruta comercial por 300 años, desde el siglo XVI hasta el siglo XIX, constante mente fue modernizado e incluso hoy marca la vía principal para llegar a la frontera. Un camino y la plata fueron nuestros primeros pasos para poblar en norte.

 

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios