The jazz composer

Gerardo Garrido

@JerryGarrix

                                             

La música jazz se generó entre finales del siglo XIX y principios del XX, proveniente de las comunidades sureñas afroamericanas de Estados Unidos y el norte de México. Debido a la expansión y el gusto por el estilo musical, en 1927 sale a la luz el filme The Jazz Singer. El protagonista es un judío que tenía prohibido cantar jazz. Cuando llega a lo más alto de su carrera, por ser buen cantor del género, aparece en una obra de Broadway caracterizado como afroamericano. En esta película se observa que el gusto por dicho estilo ya es del agrado de todo tipo de público (posición económica y cultural), así como los cambios que fueron surgiendo, como nuevos instrumentos, sonidos, etc. Desde entonces a la fecha, el jazz sigue evolucionando.

Omar Padilla Nava es un joven músico compositor de jazz, originario de Torreón, Coahuila, egresado en 2008 del Centro de Educación Musical. Llega a Toluca, México, para estudiar en el Conservatorio de Música del Estado de México. Instruido en clases magistrales y talleres especiales impartidos por músicos de renombre en la escena jazzista; como, por mencionar a algunos, Eugenio Toussaint (fallecido en 2011), pionero del jazz en México; Mike Stern, músico estadounidense; Felipe Pérez Santiago, uno de los grandes compositores de la Rotterdam School de Holanda, conocido por sus composiciones electroacústicas.

Bajo la tutela de estos músicos y muchos más, Omar está creando su propio estilo, el cual se puede escuchar en las composiciones que ha aportado a su banda ‘Le bleu band’, con la cual está por sacar su segundo disco, por beca de FOCAEM, titulado “Solaire”. En él encontraremos sonidos que fusionan al jazz con música tradicional mexiquense. Con la banda ha hecho numerosas presentaciones, entre las que destacan los realizados en los festivales internacionales de las Artes, Durango, y Quimera, Metepec. De igual forma ha tenido un ligero paso por el cine, musicalizando películas mudas.

De lo aprendido de músicos expertos busca transmitirlo como docente musical, integrando a niños y jóvenes en el arte sonoro, en escuelas tanto públicas como privadas.

Actualmente es becario por el CMMAS (Centro Mexicano para la Música y las Artes Sonoras), Morelia, para el programa Prácticas de Vuelo ‘Jazz Electroacústico’, donde busca hacer que el sonido conocido como loop sea parte esencial de la combinación de sonidos electrónicos con el jazz. De esta experimentación se desprende su última composición ‘Dasylirion’, lanzada apenas hace un mes en el “Jazztival” de Morelia. En palabras del músico la pieza tiene como objetivo la coexistencia armónica entre la música electroacústica, la experimentación sonora  y el jazz,  el uso de medios electrónicos en vivo permite que el intérprete pueda  experimentar con las repeticiones que genera una pared sonora mientras que el instrumento acústico expande la calidad tímbrica; esta combinación de elementos son una representación sónica representativa de los desiertos de la zona norte del país, en referencia a una planta concebida en los desiertos nacionales, de ahí recibe su nombre; Dasylirion.

Omar Padilla es un futuro ícono del jazz mexicano, y con esta última canción está empezando a colocar su huella, con elementos experimentales en la escena musical nacional. A un siglo del primer gran auge del jazz, en nuestro país ‘Blue’, como le apodan, está por marcar una nueva pauta en el género. Con esfuerzo y dedicación a mediano plazo, Omar llegará a ser parte de la historia del jazz en México, género que nació a partir de las fusiones sonoras africanas y que en sus primeros años sólo se identificó con los afrodescendientes.

Desde esta redacción se le desea mayor éxito y esperamos seguir escuchando más de sus propias composiciones con esta ‘experimentación sonora’.

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios