Televisa juega sucio

Por: Raúl Garrido

Este año se ha hablado mucho del futbol mexicano, desgraciadamente el mundo tiene en boca al deporte nacional más por lo que pasa fuera de la cancha que por el nivel –paupérrimo- que aquél ha demostrado en el campo de juego. Los escándalos financieros de varios equipos, ya sea con sus propios jugadores o con Hacienda, han sido el pan de cada día. Que si el Monterrey debe a Hacienda, que si el Atlas y el IMSS, que si Querétaro fue embargado, que si Jaguares no le paga a sus jugadores, en fin.

Es una lástima que ocurran este tipo de cosas en nuestro fútbol, pero no son más que el reflejo de lo que ocurre en nuestro país. Corrupción, impunidad, malas administraciones y demás, tanto en la sociedad como en el balompié. Un día nos enteramos que la empresa dueña del Querétaro es embargada por una serie de delitos y el equipo queda desamparado, infracciones no menos graves pero tampoco tan vergonzosas a tal punto que tengan que ver con contratar recepcionistas para que le den sexo oral al jefe. Se dice –no me consta ni tengo pruebas- que Televisa maneja al país, ejem, ejem… que maneja al fútbol quise decir, que con la Selección Nacional hace lo que quiere, pues después de todo “aquí está el TRI (léase mientras da una vuelta y baila en la estancia de su casa)”. Que también controla la liga y en general controla todo el fútbol mexicano, incluso los detractores del Canal de las Estrellas dicen que la empresa utiliza al América y a los más de 100 jugadores –de los que son dueños- para amarrar a los clubes con los derechos de transmisión.

¿Cómo? Digamos que el Atlas no tiene dinero, pero que se tiene que reforzar para pelear por no descender, entonces aparece el América y les dice bueno, yo tengo a estos jugares y tengo a Vuoso, te lo vendo, no me pagues pero extiende el contrato de derechos de televisión unos cuantos años más… Aunque tiempo después el equipo pase a manos de TV Azteca “a lo Atlas” o como sea que haya pasado. No importa, la televisora del Ajusco después será recompensada con una parte de la Selección Nacional, ejem, ejem. Digo, con parte del negocio de su socia, ejem, ejem, digo, de su competencia.

Y si hablamos de competir, poco podemos decir. La competencia es uno de esos conceptos o de esas palabras que odia Televisa. La empresa de San Ángel odia competir, no le gusta, lo detesta, sin embargo es buena para llegar a “acuerdos” que le convengan a ambas partes. Pero si puede evitar esos acuerdos no duda en aplastar a su competencia con todo su poder y hace uso de todas las herramientas posibles, habidas y por haber. Y que conste que hablamos de fútbol señores, no de política u otra cosa. Hace menos de 10 años comenzó muy fuerte TVC con su canal deportivo, TVC Deportes, de la Productora y Comercializadora de Televisión (PCTV), que era transmitida en diversos sistemas de cable de Grupo Televisa, digo era porque para allá vamos. El primero de abril de ese año, PCTV anunció a través de un comunicado que algunos de sus canales, entre ellos TVC Deportes que cuenta con más de 3 millones de suscriptores, saldrían del aire “por causas ajenas a la voluntad de esta empresa (…) de las ciudades operadas por las empresas Cablevisión, Cablemás Telecomunicaciones, Cable y Comunicaciones de Campeche y Televisión internacional”.

Al ser cuestionado por laciudaddeportiva.com, Gerardo Velázquez de León –director del canal- comentó: “En mi opinión, sí es una brutalidad. Algunos grupos de poder se ven amenazados con competencia real, entonces utilizan todos sus mecanismos para poder acabar con las opciones”. TVC Deportes es un competidor muy fuerte del canal TDN de Televisa, además de ser críticos muy fuertes de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), de quien se dice –no me consta ni tengo pruebas- también es manejada a placer por la televisora de San Ángel. El canal de PCTV transmite diversos eventos como la Copa Mx, la Liga de Ascenso, la MLS de Estados Unidos y la Liga Argentina, además de eventos especiales como los Mundiales de Gimnasia o natación, entre otros. El golpe de Televisa no es menor, sólo confirma sus intenciones de monopolio en la televisión restringida, pero también advierte de una posible “guerra” dentro de la misma en la que el darwinismo social –o televisivo en este caso- será evidente.

La revista Proceso asegura que Televisa también planea comprar la señal internacional de diversos programadores que le venden a PCTV. Esto como parte de una estrategia para propiciar la muerte de 300 cableoperadores pequeños ante un PCTV debilitado, sin canales propios y sin representación global de las señales extranjeras, ausente de distribución en áreas metropolitanas y ciudades clave.

Jenaro Villamil señala que “se trata de un proyecto de concentración y monopolio de la televisión restringida que Televisa comenzó desde 2006. En menos de seis años, con la autorización de la Comisión Federal de Competencia, Televisa adquirió Cablemás, TVI y ahora está apunto de sumar a Cablecom, con lo cual tendrá más del 70 por ciento de las suscripciones de televisión por cable”.

El fútbol de ascenso, así como los diversos eventos deportivos que transmite TVC Deportes no podrán llegar a la mayor audiencia posible, por lo que el número de usuarios afectados serán millones. Es un golpe duro para PCTV, para la audiencia y sobre todo para la ley de competencia, así como para la democracia. Pero en México nadie dice nada. Seguro no faltará quien salga a defender esta acción de Televisa, que si bien está en su derecho de hacerlo es poco ético.

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios