Sueño libertador mexicano

Gerardo Garrido
@JerryGarrix

La Copa Libertadores de América es el torneo de clubes más importante del sur del continente. Fue llamado así en honor a aquellos hombres, como Simón Bolívar, que lograron independizar y crear las naciones que hoy en día forman parte de dicha zona.

Tal evento se remonta a los años sesenta del pasado siglo. Para el fútbol mexicano la añoranza de llegar a la cima como invitado especial y levantar el codiciado trofeo inició 38 años después de su creación, en 1998. México crecía futbolísticamente. Chivas y América fueron los primeros en medirse ante los mejores equipos de todo el ‘Cono Sudamericano’. El Rebaño se quedó en fase de grupos, mientras las águilas cayeron ante River Plate en los octavos de final. Así empezaría una historia de grandes proezas y fracasos para los equipos mexicanos.

El equipo de Coapa sería el primer mexicano en acercarse más a la gloria, en la edición del 2000. Boca Juniors los eliminó a un paso de jugar la final; el logro deportivo del Club América lo repetirían en las semifinales de 2002 y 2008. Tres ediciones después de haber agregado a los equipos mexicanos, en 2001, México vivía un gran cambio político. La selección nacional tuvo una nueva era con la dirección de Javier Aguirre en el mando, y Cruz Azul logró una de las hazañas más grandes hasta hoy recordadas por aficionados al fútbol en general, pues fue el primer equipo ‘azteca’ en llegar a una final ante Boca Juniors, dejando a River Plate en cuartos y a Rosario Central en la semifinal. Grande contra grande, la ida se la llevaron los argentinos. El partido de vuelta fue cardiaco. El Azul igualó el global y terminó con la extensa racha de los “bosteros” sin perder en su cancha. La Máquina perdió en tiros penales.

El Club Deportivo Guadalajara fue el siguiente en poner al fútbol de México en alto. En el año 2005 se aumentaron las plazas a tres para los equipos mexicanos: dos boletos directos y un repechaje, ya no jugarían la pre-libertadores. Los equipos mexicanos que arrancaron con esa nueva modalidad fueron las Chivas, Tigres (por primera vez) y Pachuca, que cayeron ante los tapatíos para avanzar a cuartos de final y enfrentar a Boca Juniors para ganarle 4-0 en el Jalisco, otra muestra de superioridad mexicana sobre los argentinos, no sólo en fútbol, sino también en profesionalismo y asistencia del público e hinchas. Avanzaron a su primera semifinal cayendo ante Atlético Paranaense. Para el año siguiente el Rebaño repitió la misma historia, desde repechaje, con Tigres otra vez, y Pumas. Chivas nuevamente sacó el orgullo mexicano, avanzó a semifinales sobre Vélez Sarsfield, equipo argentino, para concluir ante otro brasileño, Sao Paulo. Los rojiblancos se quedaron por segunda vez en la antesala de la copa.

En 2009 volvieron con sed de venganza. Clasificaron a octavos, igual que San Luis, pero debido a la epidemia de gripe porcina que brotó en nuestro país, los mexicanos fueron retirados del torneo, aunque se les respetó su lugar en donde habían quedado para la edición del siguiente año. De los equipos invitados para la edición del 2010, Tecos perdió el repechaje, Monterrey y Monarcas no pasaron de fase de grupos, San Luis perdió en octavos de final, y Chivas eliminó a Vélez Sarsfield en octavos, Libertad en cuartos y a la Universidad de Chile en semifinales. Se convirtió en el segundo mexicano en llegar a una final, que perdió en los dos juegos, y en ambos anotó primero, poniendo en “jaque” a Internacional. Nuevamente Chivas cayó en la Libertadores ante un equipo brasileño.

A partir de aquella final del Guadalajara vino un declive de los equipos mexicanos en aquel torneo, con pobres participaciones, hasta esta edición del 2015. Ahora fueron los regios quienes alzaron la cara (a pesar de tener una base sudamericana) por el bien del fútbol mexicano. La ‘U’ de Nuevo León enfrenta a otro grande de Argentina, River Plate, equipo al que Cruz Azul eliminó en 2001 y Chivas en 2008 de la Copa Sudamericana.

‘Los Tiguerés’ buscan llevarse esta edición y que el trofeo sudamericano no se quede en su tierra natal, aunque esa proeza por escribirse no será sencilla. El estadio Monumental se hará sentir por la hinchada local para que River obtenga por tercera vez la gloria libertadora.

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios