Regresan Los espíritus a Toluca

06-11-2018

Hacele caso a tu espíritu…

Por Outis Polifemo

 

Quien no ha oído hablar de Los espíritus en la escena (local) latinoamericana carece de barrio, o de arrabal, según el mexicano o el argentino. Si no es así, baste escuchar su primer éxito del homónimo de Los espíritus de 2013;  Lo echaron del bar. Bella historia del arrabal, como narraba Borges en sus cuentos sobre agarrones a cuchillazos; el plus de esta rola es sin duda el elemento antropológico de la borrachera que todo buen ejemplar bukowskiano ha sabido llevar con o sin dignidad, cito: “Lo echaron del bar/No podía hablar/no podía caminar/no podía pagar/Lo echaron del bar[…]Saco una navaja, se cayó al piso, lo levantaron/Lo echaron del bar” (lo echaron del mundo).

Espíritu con sabor a chicha o chicha con toque del espíritu, son las reminiscencias de la Chicha libre y la cumbia peruana que lleva el primer disco de estudio de estas almas argentinas, sobre todo en canciones como El gato, Puerto escondido o la ya mencionada Lo echaron del bar. Esa música metafísica del primer disco, va evolucionando a lo largo de sus otros dos trabajos. El blues intrépido de letra arrabalera no deja de desaparecer en Gratitud, de 2016, pero la letra metafísica va llevando mayor interés en jugar con los sentidos figurado y literal.

El segundo trabajo de los porteños comienza con La crecida, canción de amor impregnada de la saudade brasileña que nos recuerda al primer trabajo de Rodrigo Amarante: Cavalo  y que en ambos destilan dolor con acordes de reminiscencias bucólicas y animistas. Caso extremo sería el de tacharlos de neohippies pues estos hombres no ven un futuro prometedor  como los del verano del amor.

En Agua ardiente, el disco comienza con Huracanes, canción de poder que debe escucharse a todo volumen o en vivo, como lo hicieron en la presentación del disco las dos veces que Los espíritus visitaron la capital mexiquense en 2017. Con esta rola abrieron sus dos conciertos en el Foro Landó, comenzaba con un golpe solo del bombo y la gente ya sabía de qué iba el concierto. Es cierto que con Lo echaron del bar y La crecida, de sus dos trabajos anteriores, Los espíritus ganaron renombre pero con Agua ardiente  se consolidaron como una banda que hay que seguir por su creatividad, es decir, por su calidad lírica y musical.

Hablar de Los espíritus, es caminar por los sonidos del blues espiritual, góspel, psicodélico, y sobre todo,  por las letras de la banda; historias simples en algunos casos pero con grandes simbolismos que llegan a la médula. Esa luz, por ejemplo, hecha de un folk psicodélico con una letra bastante encriptada que dice:

Esa luz que ha iluminado al sabio espera

Tus brazadas las más largas

La búsqueda es el camino

Esa luz no va a golpear jamás tus puertas

Anda y nada en sombras a su encuentro.

Una estrofa que sirve como coro y estribillo repetida tres veces, con un primer solo acústico y dos electrizados al final, con un wah tranquilo, más la letra, con la que uno no sabe qué hacer, han hecho que Esa luz se vuelva una de las favoritas de los seguidores del grupo.

Sin embargo Jugo y Perdida en el fuego, no se quedan atrás, en la primera, la voz  se vuelve una peregrina de las circunstancias: “No es mi tarea elegir/Si la marea lleva o trae/Iré por donde alumbre el sol”. Hay que dejarse llevar así en Perdida en el fuego, la magia de una bruja nos lleva a viajar y haría falta, tal vez, un poco de cartones para la lumbre o para la lengua y  perderse con Los espíritus, que regresan a Toluca este 9 de noviembre a descargar buena parte de su repertorio y esperemos que sus EP´s, Hacele Caso a Tu Espíritu (2010), El Gato (2012) o Guayabo de Agua Ardiente (2017), que son menos conocidos, suenen en esta presentación.

El Foro Landó recibe una vez más a la banda, haciendo gala de la calidad de músicos que se presentan en el recinto, ubicado en: Nicolás Bravo Norte #825 Col. La Unión. Toluca.

Lugar: Foro Landó Norte

Fecha: viernes 9 de noviembre

Hora: 8:00pm

Preventa: 200

Día del evento: 250

Comenta esta publicación

Comentarios