Regeneración Social

 Por: Axel López

@Ax7Lopez

 

La sociedad desinteresada, carente de pensamiento propio; inexistente el intelecto y equivoco el aprendizaje. Estamos frente a una era social que continúa en decadencia, la sobrevivencia del ser racional contra la sobreexplotación del individuo común, proclamando como victorioso al único que supera en masa a su contrincante: la idiotez.

El presente nos ha violentado las ideas de crecimiento y libertad. El año pasado nos demostró la carencia política con la que se gobierna el país, impactando negativamente a comunidades y devastando a las más marginadas, siendo nosotros espectadores inauditos, prácticamente estatuas insólitas sin poder actuar ante las injusticias que frente a nuestros ojos fueron llevadas a cabo. Desapariciones forzadas, desvío de recursos, presos políticos, pobreza extrema, presos prófugos, mentiras y más mentiras.

El ahora es invisible, el mañana solo nos llena de intriga, pero la realidad reclama un cambio de perspectiva; es necesario que el individuo común se interese por las problemáticas de la nación y sus habitantes, que como él son cada vez más engañados y manejados en favor a los intereses de las grandes instituciones. Debe entender el pueblo que callar no es una opción sino una única objeción para que sus derechos sean respetados.

Sin embargo, vivimos en una  sociedad que tipifica y generaliza a los inconformes como revoltosos, cuando debemos comprender que en esta sociedad tan frívola el desorden ayuda más que el orden y que manifestarnos es hoy más que nunca una necesidad, pensamiento contradictorio quizá, pero esperando que la misma necesidad vuelva a los revoltosos inconformes y a los inconformes un cambio futuro, alentador y esperanzador.

Sin duda alguna las movilizaciones ayudaron a que el presente de este país pueda darnos un respiro para poder llegar al final de la meta en esta carrera interminable. Estudiantes, campesinos, obreros y más recientemente padres de familia, han luchado por la justicia en el país provocando la inestabilidad en la gran pirámide del Estado y han podido dar un giro radical que muchos pensaban casi imposible, el verdadero espíritu de rebeldía. Yo no invoco al desorden sino al movimiento, porque lo estático no es conveniencia pues decae en la conformidad y el individuo conforme es lo indeseado.

La regeneración en el pensamiento social debe ser eficaz; estamos en momentos críticos en el país, momentos difíciles en los que solo el reducido grupo de ciudadanos pensantes podrán ayudar a que los demás comiencen a darse cuenta que el camino del saber es el camino más cercano a la libertad, aunque se vuelva complicado por el constante choque con el Estado, donde las ideas son y seguirán siendo el arma del hombre en la lucha por su razón.

 

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios