Política monetaria de Estados Unidos puede tener más repercusiones en economía mexicana

  • Principalmente sobre el tipo de cambio, las expectativas de inflación y, con ello, la dinámica de los precios en México.

El lento crecimiento de la demanda mundial de petróleo, así como la pronunciada y permanente caída de sus precios internacionales, la contracción del gasto público, además de la creciente depreciación de la moneda mexicana frente al dólar estadounidense, son los factores que más impactaron, durante el primer semestre de 2015, sobre el crecimiento del nivel de precios de la economía mexicana.

Así lo aseveró la coordinadora del Observatorio Económico del Estado de México (OEEM) de la Universidad Autónoma del Estado de México, Yolanda Carbajal Suárez, quien señaló que el reiterado ajuste a la baja en las expectativas de crecimiento para México hace suponer que en 2015 continuará el bajo crecimiento económico y del empleo formal.

En este contexto, destacó la fuerte integración que tiene la economía mexicana a nivel mundial y en particular, a la de los Estados Unidos de Norteamérica, a partir de lo cual se espera que las acciones de política monetaria de ese país puedan tener repercusiones negativas aún mayores sobre el tipo de cambio, las expectativas de inflación y, con ello, la dinámica de los precios en México.

Sostuvo que la persistencia de una inflación promedio cercana a cuatro por ciento en los recientes cinco años a tasa anualizada -la inflación promedio anual en México durante el periodo de enero de 2011 a julio de 2015 fue de 3.7 por ciento- hace suponer que ésta se mantendrá en el mejor de los casos alrededor de dicha cifra, en los corto y mediano plazos para la economía mexicana.

Yolanda Carbajal Suárez subrayó que para los especialistas, los países que han aprobado reformas estructurales, como México y Perú, tienen mejores expectativas de crecimiento económico frente aquellos que no lo han hecho, como Brasil.

Particularmente en el caso de México, afirmó Yolanda Carbajal Suárez, la reforma de la apertura del sector energético a la inversión extranjera es pieza clave que podría ayudar a aumentar la producción petrolera de manera significativa en los próximos años

Esto, indicó, supondría una mejora a los ingresos del sector público, afectados por la baja en los precios del petróleo, que se mantendrá por varios años, debido a un incremento en la producción por parte de los países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y una baja demanda, así como la gran cantidad de inventarios que se tienen de esta materia prima.

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios