Policía del Estado de México sitió la comunidad otomí de Xochicuautla, en donde se pretende imponer proyecto carretero

Al menos 20 camionetas y tres camiones de la policía del Estado de México, sitiaron las orillas y centro de la comunidad de San Francisco de Xochicuautla, debido a la celebración de una asamblea para indemnizar a los afectados por el proyecto autopista Toluca-Naucalpan. Los otomíes responsabilizaron al gobernador de esta entidad Eruviel Ávila Villegas.

La comunidad otomí-ñato denunció que el comisariado de bienes comunales, Ángel Valdez Ramirez, pretende reactivar el proyecto carretero en este lugar, en donde la empresa pagará una indemnización a los supuestos afectados por el paso de la carretera en el bosque otomí, pero tan sólo 173 de los 882 comuneros asistieron a la asamblea y muchos de estos ni siquiera serán perjudicados por la vía.

La carretera concesionada en el 2007 es un proyecto impulsado por el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, desde que era gobernador del Estado de México, concesionado a Grupo Higa al mando del empresario Juan Armando Hinojosa Cantú, a pesar de ser Área Natural Protegida y Santuario del Agua de la subcuenca del Río San Lorenzo.

Desde el 2011 el comisariado de bienes comunales de Xochicuautla ha solicitado la presencia de los granaderos para mantener el orden en las asambleas. El día de hoy durante la asamblea los uniformados prohibieron la entrada a los pobladores en el que se levantó una lista de los supuestos afectados, quedando nulos los amparos que habían detenido la obra.

El nueve de febrero la policía del Distrito Federal detuvo a indígenas de la comunidad cuando estos se dirigían a las instalaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para denunciar el despojo de su territorio a causa de la construcción de la autopista que abarcará un tramo de 39.34 kilómetros.

Después de terminarse la asamblea los uniformados se retiraron del pueblo. La comunidad de Xochicuautla anunciarán en las próximas horas las acciones que van a emprender para continuar con la defensa de su territorio y contra el proyecto carretero del que han resistido por más de ocho años.

Ocho años de resistencia

La carretera, que abarca un tramo de 39.34 kilómetros y afecta 22 kilómetros de bosque por más de 100 metros de ancho, en la región conocida como el paraje del llano de los negros, en Huitzizilapan, otra de las comunidades afectadas, aproximadamente siete hectáreas de bosque fueron talados por la constructora Autopistas de Vanguardia; además, esta empresa también trabaja en Xochicuautla, con maquinaria para abrir brechas y hacer trabajos topográficos.

Con asambleas ilegales para hacer el cambio de uso de suelo y la detención de varios indígenas que se han opuesto al despojo de sus territorios, como el pasado 14 de mayo de 2013, cuando 15 personas del pueblo fueron detenidas precisamente por tratar de impedir la entrada de maquinaria a sus terrenos de cultivo, son tan sólo una parte del accionar del gobierno que a toda costa quiere imponer el proyecto carretero.

Además de la Autopista, el proyecto contempla otras construcciones en la zona, en el poblado de Huitzizilapan se pretende construir un plan residencial con un campo de golf y otras obras de urbanización, tales como gasolineras, hoteles y restaurantes. Muchos de estos proyectos estarán sobre el paraje del Manzano, ubicado a quince minutos de la zona residencial de Santa Fe y a veinte minutos de Toluca, informó Desinformémonos en un reportaje anterior.

El proyecto destruirá cerca de mil 300 hectáreas de tierras, de éstas 150 son de bosque y pertenecen al principal pulmón de la zona metropolitana del Valle de México y Toluca, además de ser el mayor afluente de agua, del que se afectarán alrededor de 250 millones de litros de agua por año, en una ciudad con problemas de abastecimiento de agua cada vez mayor.
Ya son ocho años de resistencia del pueblo otomí, donde a finales del año 2014 se celebró el Festival de las Resistencias y las Rebeldías convocada por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), en Xochicuautla, una de las trece comunidades que se verá afectada por el proyecto carretero.

En un reportaje publicado en Desinformémonos, Susana Sánchez, denunció que el Grupo Higa cuenta con diversas obras en el Estado de México, quizá por su relación estrecha con el presidente de México, que van desde proyectos carreteros, la construcción de unidades médicas, la remodelación del estadio de esta entidad y del aeropuerto internacional del Estado de México, además de su relación con la llamada “Casa Blanca” otorgada al presidente de la República y su actual contrato para la construcción de la Autopista Toluca-Naucalpan
Con información y fotos de: Más de 131, Alerta Xochicuautla

 

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios