Escribo al olvido

Axel López

@Ax7Lopez

 

Me encuentro solo, sumergido en la oscuridad de un lugar sin nombre, lugar pequeño entre las tinieblas. Observo el negro a mi alrededor, se logra respirar la humedad, mis pies pueden sentir el polvo del suelo, mis ideas desvarían entre la utopía presente. ¿Será acaso que me he vuelto loco?

Si es así, dejadme morir aquí, en este lugar lleno de sufrimiento, alejarme de esta intriga que me consume, alejarme de mí, pues yo soy únicamente quien en la búsqueda del saber ha desvanecido la poca humanidad que conservaba. No quiero esperar más aquí en este recóndito lugar lleno de melancolía, invisible; quiero salir o entrar, dependiendo de dónde me encuentre, ya sea en la puerta del mismo infierno o cercano a la luz del paraíso.

Súbitamente se enciende una luz al final de la interminable oscuridad, una ceguera me invade, mis sentidos no responden cuerdamente, acaso mis plegarias fueron escuchadas o el sufrimiento me carcome en delirios. Lentamente camino hacia lo inhóspito, el brillo se vuelve tenue, y lo que ahí aguarda comienza a revelar su misterio.

La confusión inunda mi ser, no recordaba nada igual, el sentir se muestra diferente; sin explicaciones, sin pistas, sin rastro, simplemente vislumbrando dos objetos, los únicos nombrables en este vacío de inexistencia que me obliga al constante pensamiento del pasado; sin explicaciones, sin espacio, sin percepción del tiempo y la hilaridad del momento, sollocé y cuestioné entre respiraciones, ¿lápiz y papel?

Mis ideas comienzan a reordenarse, al parecer había olvidado lo que es, no lograba nombrarlos, mucho menos entender la finalidad de su aparición; después de varios minutos ensimismándome, logro percatarme del sentido de mi despertar en las tinieblas. No estoy perdido aquí, sino que estoy siendo parte de la inminente llegada al paraíso de las letras, me encuentro feliz en mi soledad por haber alcanzado este privilegio, y ser dichoso de este momento donde la escritura podrá elevarme a mis deseos.

Ahora más que nunca entiendo el significado de la escritura, la cual no es aparte, sino uno mismo; las letras le dan sentido a nuestro pensamiento, son vida misma, tienen cuerpo y espíritu, son un ser, uno más de la naturaleza. La escritura hace al hombre inmortal, en ella vivas están sus ideas, en ellas vivo se encuentra él.

Me postro debajo del poderoso destello de luz, tomo delicadamente el papel, fiel cómplice de este momento, como el suave y delicado movimiento de los dedos, de la mano y su muñeca, la rítmica en el ir y venir de una tinta que al pintar plasma la belleza de las ideas, que me va mostrando el páramo de un historia interminable, donde el hombre no puede existir sin escritura y así su contrario.

Pasa el tiempo aquí en el lugar sin nombre, conducto directo al paraíso de letras; escribo y escribo, las hojas caen al suelo cual flores en otoño, los versos van tatuando mi caminar, mi transcurrir, en pocos instantes podré vivir eternamente. Al finalizar mi vida en las páginas observo a mi alrededor, velozmente contorsiono la cabeza, solo oscuridad me rodea; después de todo continuo en soledad, estoy destinado a permanecer así, ni las letras podrán salvarme de la muerte, solo aquel que lea mi historia logrará darme un segundo más de luz.

Cierro las páginas del libro, posiciono el lápiz sobre él, la brillantez del lugar se vuelve tenue, ya casi desvanecida, mi respirar se alentó. Es hasta este momento que siento mi palpitar, a pocos segundos de morir, pero a un lector de mi eternidad. Cierro mis ojos, las tinieblas me arropan, y las letras esperan el momento exacto que entre la soledad alguien aparezca.

Síguenos en @ImaginaPeriódico 

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios