Necesario para la sociedad mantener vivos los buenos valores familiares: Salomón Majul

“Los principios y valores familiares son la fuente de riqueza emocional e intelectual de todo ser humano, por lo tanto es importante que desde el seno familiar se sigan fomentado para tener nuevas sociedades listas para el desarrollo, pero también para que los padres trabajen en la prevención de adicciones que afecten a la infancia y juventud”, señaló el presidente municipal de Taxco, Salomón Majul González.

Ante líderes, pobladores y comisarios de varias comunidades, tanto del área rural como de la zona urbana, el alcalde Majul González reiteró que los valores familiares son las piezas fundamentales en la sociedad y por lo tanto padres y madres de familia deben fomentar la sana convivencia desde sus hogares, con el objetivo de sembrar esos principios en los niños y niñas.

Dijo que desde la familia se tienen que fomentar los valores y legarlos como una herencia para las nuevas generaciones de taxqueños, porque solo de esa manera se podrá restaurar el tejido social y construir un futuro mejor.

Salomón Majul apuntó que las buenas costumbres son elementos que ayudan a conservar la paz y la armonía dentro de una sociedad, por ello es necesario que se fortalezcan y que no se olviden, o bien que no sean cambiados por los vicios y por los malos pensamientos, sino cimentar generaciones que sigan construyendo el legado que hemos venido forjando.

Pidió a los padres de familia fomentar la convivencia con sus hijos e inculcarles el amor, solidaridad y respeto para que sean portadores y transmisores de esas enseñanzas, acudiendo a eventos familiares para demostrar que apoyan a las nuevas generaciones.

Mencionó que la participación ciudadana en el fomento de los valores cívicos y familiares, produce nuevos campos de pensamiento, y que con ellos se puede tener tolerancia, respeto, buena voluntad y sobre todo armonía social.

El alcalde Majul González dijo que en la familia los padres están obligados ayudar a los hijos para que éstos obtengan no solo las herramientas educativas de las aulas, sino que se conviertan en hombres y mujeres de bien, profesionistas con una ética y moral que no permita que los malos hábitos destruyan los vínculos y las relaciones humanas y sociales.

 

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios