México, ¿El gigante de Concacaf?

Joaquin Salgado

Mucho se ha criticado a  la selección últimamente por los malos resultados que se han presentado y por el pésimo nivel futbolístico que muestran los jugadores, esto sumado a las polémicas arbitrales de la Copa Oro, han generado que la selección esté rodeada de malas vibras y comienza a perder credibilidad con la afición.

Se dice que el responsable número 1 es Miguel Herrera, técnico de la selección, que al igual que su equipo, ha sido criticado muy fuerte por los medios de comunicación y por la gente en las redes sociales. Miguel siempre ha sido una persona de mecha corta y que genera polémica con sus comentarios y su falta de autocrítica en su trabajo, digo, no hay que irse muy atrás para recordar algún momento polémico de Miguel, es recordar el día donde le dijo una grosería a Christian Martinoli por la crítica que le hizo en una transmisión, cuando dijo que la eliminación de México en Copa América fue a causa de os árbitros, cuando los ayudaron con Bolivia y ni así ganaron, que es criticado por la cantidad de comerciales que hace, lo que parece preocuparle más que su propio equipo.

La única realidad es que el fútbol mexicano no pasa por un buen momento, ya que la selección ha perdido credibilidad en la débil zona de Concacaf, donde ya se le complican los equipos centroamericanos y la frase de “las distancias se han acortado”, comienza a ser el pretexto número uno para justificar los malos juegos que se dan. El ganar la Copa Oro no cambia el hecho de que el equipo nacional juega muy mal desde hace rato, que su técnico es un tipo que vive los partidos como aficionado y no como director técnico, que tiene una liga donde el talento mexicano empieza a ser opacado por futbolistas extranjeros, que empiezan a tener más opciones de poder jugar con las facilidades de nacionalización que hay ahora en la liga y, esto en un futuro afectará a la selección, ya que el encontrar jugadores de calidad y consolidados será más complicado.

Hace rato que Estados Unidos y Costa Rica le robaron el protagonismo a México y no se ve por donde pueda recuperarse el cuadro nacional, ahora la mayor preocupación debe ser el juego contra Estados Unidos por el pase a la Confederaciones, que en el papel está complicado conseguirlo, ya que los dirigidos por Klinsmann se ven más favoritos para ser el representante de Concacaf en dicho torneo, también hay que tener la mente en claro  y reconocer que el camino para el Mundial de Rusia será macabro y muy, muy complicado, donde espero no se tengan las misma complicaciones de la eliminatoria pasada.

En fin, la realidad es que hoy festejamos un inmerecido trofeo y que mañana se debe trabajar para conseguir lo que viene y tener muy en claro que México ya no es el gigante por más que diga Miguel y trate de escudarse en pretextos absurdos como el arbitraje.

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios