Mártires de la libertad

Luis Fernando Dávila

México, 2016.

Más de 120 periodistas han sido asesinados en nuestro país en los últimos 25 años, hombres y mujeres que en el  cumplimiento de su labor informativa perdieron la vida en manos de terceros; digo terceros, porque es nula la voluntad de las autoridades para hacer investigaciones y encontrar “culpables oficiales”, culpables de silenciar a aquellos que dedican su vida al pueblo que los necesita.

Hace poco más de una semana se sumó otro periodista a la penosa lista de homicidios hacia el gremio informativo. Impactado por los hechos no pude más que sentarme a reflexionar hasta llegar a la conclusión de que el presente se nos está cayendo a pedazos. ¿Por qué se sigue permitiendo que esta lista crezca? ¿Acaso se trata de silenciar a los que tocan los intereses de los poderosos?

Ya bastante difícil es tratar que la mayoría se interese por los acontecimientos del mundo, ahora también se batalla contra los agresores y los peligros diarios que convierten al comunicador en un sector  vulnerable de la población.

Muchos olvidan que de no ser por estos héroes olvidados su realidad estaría reducida, privando del conocimiento y la capacidad de discernir o aceptar hechos del acontecer diario para todos. ¿Por qué no se les protege?, la protección ni siquiera debería ser necesaria, pero lamentablemente en pocos se puede confiar cuando se es el responsable de hacer salir a la luz la crítica, el contrapeso y la noticia que mantiene a raya las acciones de la sociedad y sus autoridades.

Cuando la pluma escribe con sangre y el periódico está en blanco no se puede hablar de paz. Aunque en las noticias controladas no exista la guerra tampoco se puede hablar de paz; porque cuando matas la información se mata la capacidad de razonar y con esto no solo muere el hombre, también la libertad.

 

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios