Las XXVII Jornadas Alarconianas todo un éxito

Con un programa multidisciplinario, la XXVII edición de Las Jornadas Alarconianas llegaron a su final con una permanente asistencia en los diferentes  foros de actividades culturales que se realizan en el pueblo mágico de Taxco de Alarcón, ciudad oriunda del gran dramaturgo y escritor novohispano Don Juan Ruíz de Mendoza, a quien está dedicado  este festival cultural en Guerrero.

La época novohispana se representó en calles y plazas con la participación del grupo de teatro taxqueño “Chitic”. Pregoneros, montados en zancos con indumentarias de la época colonial, con vestidos amplios llenos de  encajes, mangas amplias y voladas, corsés y máscaras. Un homenaje al panorama pintoresco de Taxco como ciudad colonial en la actualidad.

A lo largo de los años, las Jornadas Alarconianas han logrado también el fomento a la apreciación teatral entre la sociedad taxqueña, situación reflejada en una asidua asistencia en los diferentes foros como el infantil, ubicado en la ex hacienda El Chorrillo; el contemporáneo, que fue ubicado en el teatro Juan Ruíz de Alarcón del hotel Posada Misión y el Corral Plateresco, foro principal montado, como es tradición en Plaza Borda.

En dicha sede, a pesar de una pertinaz lluvia, el público de Jornadas Alarconianas presenció otro estelar con la obra Almacenados. Contó con la participación del primer actor Héctor Bonilla y su hijo Sergio, quienes brindaron un momento inolvidable de comicidad y reflexión, pero sobre todo de buen teatro, en una historia donde Lino, un obrero cercano a jubilarse, tiene que entrenar a su sustituto y descubre vicios y errores cometidos durante 29 años.

En el Corral Contemporáneo se presentó la obra Caos: Recreación Funesta, con la dramaturgia y dirección de Layo Oviedo del grupo teatral “Xinaxtli”, representado con actores taxqueños, que abordaron una historia dramática  que tocó el tema de cómo los abusos infantiles devienen con el tiempo en personalidades perturbadas.

Asimismo, los pequeños y sus familias abarrotaron el Corral Infantil con la obra Nubarrón, bajo la dramaturgia  y dirección de Sandra Reyes y Ángel Ledezma del grupo A Escena Teatro, que apoyados con títeres contaron la  historia de un niño que tiene muchos sueños y ganas de hacer cosas, pero no tiene comunicación con sus papás.

En la línea académica, las Jornadas Alarconianas recibieron la ponencia “La verdad… es sospechosa en el teatro de Alarcón. Un acercamiento desde la magia, la moral y la metateatralidad” del investigador Jesús Perulles, quien ahondó la temática que aborda Juan Ruíz de Alarcón en sus obras artísticas, retratando su propia formación moral regida por la época, pero con matices hacia la magia y no tanto a la religiosidad ortodoxa, como muchos críticos lo han catalogado

 

Comenta esta publicación

Comentarios