La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla

Gabriel García Márquez recibiendo el Premio Nobel de Literatura en 1982 (Foto: El País)

 

¿A quién le importa la muerte de García Márquez?

Tania Hernández Ramírez

“Los cien años de macondo sueñan, sueñan en el aire, 
y los años de Gabriel trompetas, trompetas lo anuncian, 
encadenado a macondo sueña, don José Arcadio, 
y ante él la vida pasa haciendo, remolino de recuerdos…”

Daniel Camino Diez Canseco

Gabriel José de la Concordia García Márquez, nació en marzo de 1927 en Aracataca, Colombia. Ha muerto a causa de un cuadro infeccioso a la edad de 87 años, en la Ciudad de México, el jueves santo 17 de abril del 2014. Rose Styron, dice que “su abuela era la gran contadora de historias de su familia, y que aprendió de ella. Él cree que contar historias es congénito y hereditario. Recuerdo haberle oído que él tenía que ser un mago para sus lectores, pero que los magos empiezan siempre con la realidad y regresan a la realidad”. Después de vivir en Nueva York, residió en México desde 1961, a lado de su esposa Mercedes Barcha.

El líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro y el escritor colombiano Gabriel García Márquez, durante una reunión en La Habana en 2000. (Foto: Reuters)

El líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro y el escritor colombiano Gabriel García Márquez, durante una reunión en La Habana en 2000. (Foto: Reuters)

Gabriel García Márquez pertenece al boom latinoamericano, dicha corriente tuvo éxito precisamente porque fue una generación de jóvenes que se informaban, leían, y se interesaban tanto por la política interna como por la mundial. Esa generación fue la que vio nacer a grandes escritores como Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa y Julio Cortázar por mencionar a los principales exponentes del boom. Estos escritores lograron disfrutar de su creación artística y pudieron luchar contra las dictaduras militares y políticas de su país. Lamentablemente durante la década de los setenta del siglo XX llegó una oleada de censura a intelectuales. Chilenos, Uruguayos, Argentinos y otros latinoamericanos se refugiaron irónicamente en México, (se desarrollaba la Guerra Sucia a las diferentes facciones estudiantiles, campesinas y obreras). Los que no salieron de su país a tiempo, fueron reprimidos y asesinados, un ejemplo es el poeta salvadoreño Roque Dalton, quien fue asesinado en 1975 por sus compañeros de lucha al considerarlo agente infiltrado de la CIA (Agencia Central de Inteligencia). Por otro lado, esa generación de escritores es un vivo ejemplo de la lucha social, que puede ser transformada como lo dijo en algún momento el propio Márquez, “[…] el deber del escritor revolucionario es escribir bien, y el ideal es una novela que mueve al lector por su contenido político y social, y al mismo tiempo por su poder para penetrar en la realidad y exponer su otra cara”. Vale la pena reflexionar sobre cuál es el papel de las nuevas generaciones de escritores, periodistas y humanistas que se enfrentan a una población reducida de lectores.

Leer de Gabo

Lo que podemos encontrar en su obra,  “Cien años de soledad” (1967), trastoca las reminiscencias de la conquista occidental hacía estas tierras. En “Memoria de mis putas tristes” (2004), nos habla del por qué y los fines de la desaparición de jovencitas, fue una denuncia oportuna a la pederastia y la trata de mujeres a principios del siglo XXI, dicha problemática se arrastra desde siglos. No hay que dejar de lado su obra como cuentista: “Yo no vengo a decir un discurso”, “El último viaje del buque fantasma”; asimismo sus diferentes guiones cinematográficos, entre los que destacan “El gallo de oro” (1964), adaptación del cuento de Juan Rulfo, “Tiempo de morir” (1966), coescrita con Carlos Fuentes y “Patsy, mi amor” (1968) guion que nos muestra lo imprescindible de Márquez, Patsy fue interpretada por Ofelia Medina. Por otro lado, no se debe olvidar que perteneció a una generación que alzó la voz, y en 1982 le fue dado el premio Nobel de literatura. Su ideología y apoyo a Fidel Castro hasta el final de sus días son muestra de la lucha inalcanzable del ser. El mejor homenaje a su vida y muerte es encontrarnos con su obra.

Es lamentable la muerte de un escritor que ha marcado la cotidianidad de muchos, pero no olvidemos que día a día la alerta Amber se activa por niños y jóvenes desaparecidos. En el Estado de México la impunidad ha crecido exponencialmente, el Nevado de Toluca ya no es Parque Nacional, no hay iniciativas para la defensa de animales, la ley secundaria a telecomunicaciones está en puerta, al igual que la censura al internet (#NoMásPoderAlPoder). La justicia no llega a las familias de reporteros asesinados, desaparecidos, inmigrantes, etc. Cuauhtémoc Gutiérrez sigue libre… bien dijo García Márquez, “suceden demasiadas cosas en el mundo para angustiarnos sin razón”.

Quizá la muerte de Gabriel García Márquez quede en la memoria de grandes y chicos, quizá muchos lo descubrirán y otros morirán sin leerlo. Él nos enseñó que “maduramos solos y en silencio”. Sin embargo, la que escribe esto, recordará la muerte de García Márquez como el día en que aprendió a andar en bicicleta.

NOTA: El próximo martes 22 a las 16 horas, participaré en el IV Coloquio Literatura musical y música literaria: añoranza por lo que nunca vivimos, con la ponencia “Deja la vida volar: avifauna en la lírica latina a partir de 1950”, y el 23 a las 12 horas, hablaré sobre los orígenes del día internacional del libro, en el programa “Porque soy mujer” de Televisión Mexiquense. En línea se puede ver en: http://www.radioytvmexiquense.mx/TV.php

Lo que se escribió en redes sociales tras la muerte de Gabriel García Márquez:

“Él equivalente en español a los grandes escritores rusos de los siglos XIX y XX. Lamento su pérdida”… Rafael Tovar y de Teresa

“Un escritor entrañable”… Jenaro Villamil

“Muerte de García Márquez opaca la Semana Santa”… Juan Pablo Proal

“La muerte no existe en un mundo sin espacio ni tiempo. La inmortalidad no significa la existencia perpetua en el sistema temporal, sino que se encuentra completamente fuera del tiempo”… Robert Lanza.

“ADIÓS: Carne de nuestra carne, sueño de nuestro sueño, una mariposa amarilla/ para tu vuelo”…Roberto López Moreno

Frase esposa

Comenta esta publicación

Comentarios