Hackeando cerebros

Escobedo Castañeda Brenelly Dayana

Jardinez Mejía Javier

Luis Alberto Carrillo es un neurobiólogo mexicano, actualmente investigador en el instituto de neurobiología de la UNAM,  que a través de una entrevista a la agencia informativa CONACYT realizada por Génesis Gatica Porcayo el 21 de Febrero 2018 en la ciudad de México, nos dio la oportunidad de conocer un poco más del trabajo que realiza en la investigación de  nuevas técnicas sobre la reprogramación neuronal para el tratamiento en enfermedades neurodegenerativas, tales como Alzheimer y Parkinson.

Las ideas principales de dicho trabajo comenzaron a surgir cuando Luis Alberto Carrillo comenzó su doctorado. “Cómo la actividad de un grupo de neuronas se podía relacionar con una función”,  trabajó con modelos invitro (roedores) con el fin de comprender como dicha actividad se relacionaba fisiológicamente así como la relación con alguna enfermedad, dicho doctorado le otorgo la oportunidad de trabajar en la Universidad de Columbia.

Estas técnicas tienen desarrollándose los últimos diez años como la optogenética, que es: “activar o inactivar células” por medio de luz,  que es posible mediante la implementación de proteínas sensibles a la luz (Opsinas) naturales y modificadas, así como la microscopía de doble fotón que permite el registro de la actividad celular pero sobre todo su estimulación para activar grupos neuronales permitiendo la creación de canales iónicos y con esto el flujo de iones por la célula lo que da pie a la activación de la misma

En las enfermedades neurodegenerativas es muy común encontrar alteraciones cerebrales a nivel celular (Patrones celulares),  que  hacen que las actividades comiencen con una híper sincronización, una activación en conjunto, que se correlaciona directamente con la enfermedad. Es por ello que lo primero en lo que se enfoca la investigación es encontrar las características  de la actividad patológica, y tras comprender el comportamiento  invertir los efectos justamente cambiando  el patrón celular, mientras dichas células siguen con vida, esto también quiere decir que no busca regenerar las células ya muertas, sino actuar sobre las células dañadas.

Luego de tres años realizando experimentos el Neurobiólogo nota que posteriormente a estimular y por consecuencia activar grupos celulares por  mucho tiempo, las células seguían reactivándose solas, teniendo actividad coordinada sin ningún tipo de estimulación externa

Lo cual lleva a  Luis Alberto Carrillo a notar que la manera en la que se crean los ensambles neuronales, que son cualquier tipo de memoria, es a través de la actividad coordinada de células “la probabilidad de que una célula tenga actividad si otra tuvo actividad va a estar incrementada” (teoría Hebbiana)

En la universidad de Columbia donde se comenzó el trabajo de investigación se siguen realizando desarrollos tecnológicos, pero la propuesta del investigador mexicano es buscar las aplicaciones  fisiológicas. Mencionó también la implementación de modelos matemáticos para localizar las células más importantes y trabajar a partir de ellas en la modificación de los patrones neuronales, para que se modifique una célula y no todo el cerebro, dando lugar no solo al desarrollo en el ámbito de las ciencias de la salud, sino también en el desarrollo de algoritmos y computadoras que se asemejen al cerebro humano. A consideración del Investigador las pruebas clínicas estarían realizándose en  un aproximado de diez años, debido a que este es solo el inicio de dicha rama de investigación que tiene muchas áreas a explorar.

Actualmente el Investigador se encuentra en el proceso de la construcción de un laboratorio en México para que el desarrollo de la investigación se lleve a cabo en el país, así como en la formación de estudiantes en dicha rama con la capacidad de retar su entorno y cambiar la percepción de  lo que nos rodea.

Comenta esta publicación

Comentarios