Gratificante respuesta de niños en talleres de fomento a la lectura en Taxco

  • Convierten los talleres en actividades creativas y logran resultados positivos.
  • Estimular la imaginación, la inteligencia y el conocimiento, el objetivo.

Taxco.- La especialista en talleres de fomento a la lectura, Vianney Bustindui, compartió su experiencia y conocimiento con los niños en el marco de la Feria del Libro de Taxco, donde puntualizó lo significativo que fue el entusiasmo y la participación de los pequeños de educación preescolar y primaria, lo cual calificó como “realmente gratificante”.

En este esfuerzo, que se realiza por parte de la secretaría de Cultura de Guerrero, con el apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, apuntó que el fomento a la lectura “debería ser una materia en las escuelas, somos muchísimos los que estamos en este trabajo y soy de la idea que, como a los doctores los mandan a la guerra, ahora sí que nos envíen a nosotros a las escuelas, aun cuando estén en San Juan de las Pitas, y nos rifamos el físico para que se trabaje con los libros y nos avoquemos a una actividad creativa”.

Esta propuesta, expresó, debe ser parte del sistema escolarizado, “porque vamos a crear y ser seres pensantes, críticos, que decidan, que no nada más sigan instrucciones, que digan me parece y no me parece, está bien, está mal, por qué sí y por qué no”.

“Tenemos un país tan vasto y que nomás no le sacamos el jugo, entonces yo creo que eso deberíamos hacer y el gobierno también, porque es triste ver como cada año nos quitan presupuesto para la cultura, tenemos que estarnos estirando y ver cómo lo solucionamos, pero por qué no cubrir este tipo de plazas para talleristas y que nos mantengan activos en toda la república, con capacitaciones para los mismos maestros. Creo que hay muchas cosas que se podrían hacer con un trabajo que sea significativo”.

En la Feria que se realiza en la ciudad platera atendió a grupos de diferentes instituciones en los talleres impartidos en el Centro Cultural Taxco-Casa Borda, de los cuales expresó que los resultados se reflejan en el cambio de actitud, “aquí pusimos a trabajar sus cerebritos, a pensar, a retroalimentarlos; todo es un vaivén de conocimientos, ellos me aportan y yo hago lo mismo y nos divertimos”.

Enviada por la dirección general de Publicaciones del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, añadió que hubo grupos que la dejaron fascinada, “de verdad, fue así como ¡órale!, que buena respuesta”, donde recrearon a personajes de un extraño vecindario, tan sólo con papel, lápices de colores y mucha imaginación que acumularon tras haber escuchado la lectura de un libro, y fue como dieron rienda suelta a la creatividad; en otro se vieron inmersos en reconocer, enfrentar el miedo y los personajes favoritos fueron los monstruos que salieron por doquier, primero de un libro y después con manos a la obra de los pequeños con una actividad plástica, con pedacería de papel y a los que deberían ponerle nombre, edad, a qué se dedica y platicar más de ellos, “¿qué más divertido que un monstruo para los niños?”.

Comentó que uno de los grupos que le sorprendieron, fue con niños que mantuvieron mucho silencio mientras trabajaban en la actividad, y ahí aprovechó para leerles otro cuento completo “estuvieron súper atentos y los resultados fueron tremendos, de verdad lo viví, con niños que llegaron por su propio pie, no obligados, y surgieron buenos trabajos, que cuando hay buena química con los grupos esto es lo que se produce, hasta terminar en besos, abrazos, fotos y gracias, todo increíble, y casi con ganas de llorar de alegría”.

En esta tarea, indicó, lo importante es no quitar el dedo del renglón, es estar siempre y seguir en esto para fomentar la creatividad, la inteligencia, que los niños estén ávidos de conocimiento.
Contó que los talleres son integrales en los que hay creatividad, escritura, hay lectura e imaginación, y los maestros que asistieron se vieron maravillados con las sesiones como para aprovecharlas como herramienta de enseñanza, “por supuesto es para que la retomen, la puedan volver a replicar y la apliquen en los salones de clases”, porque hubo muchos maestros que participaron en la actividad cual niños sin que dejaran pasar esa oportunidad, sin importar la edad, porque van a tener algo que les va a aportar a los niños y les ayudará en su vida, eso los enriquece, dijo.

Vianney Bustindui comentó irse contenta con la respuesta de los niños de Taxco, con las ganas de dar más y aportar a la lectura y la educación, “me voy con sed y hambrienta de seguir en esto, compartir, crecer y poner este granito de arena, porque es lo que alimenta mi alma y puedo morir en el intento”, concluyó en broma.

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios