Entre el humo del tabaco, breve conversación con Eduardo Osorio

Tania Hernández Ramírez

 “Lo único que sé es que he vivido. Pero no tengo como probarlo”… Eduardo Osorio

Eduardo Osorio es un escritor toluqueño nacido en 1958, ha forjado una sólida trayectoria literaria en el panorama local. Escritor y editor, expresidente del Centro Toluqueño de Escritores, ha ejercido el periodismo en sitios tan dispares como Chihuahua, Guanajuato y Nuevo León. Ahí, ha desarrollado su propio sentido del lenguaje, el cual ha quedado plasmado en una decena de libros y plaquettes.

THR. Siguiendo el legado de Edmundo Valadés, cómo se traslada esto a la escritura actual a partir de los 140 caracteres que se solicitan en twitter y las nuevas convocatorias donde se solicita cuento breve, microficción, poemínimos etc.

EO. Hay un vínculo entre la microficición y el twitter. La microficción en México tiene muchas deudas con Edmundo Valadés, él impulsó sobre todo a escritores desconocidos. Incluso debemos agradecer todos aquellos a los que nos invitó a trabajar y publicar en su revista, pero la microficción no es una cosa de este tiempo. Un ejemplo en español es El Libro de Buen amor, están los primeros cuentos chinos, en las tradiciones del mundo hindú también existe. De hecho muchas historias que conocemos en versión oral del mundo antiguo son historias muy breves.

La microficción no es un juguete muy divertido y bello, la microficción contiene algo profundo, es decir, las tradiciones que existen desde Australia hasta América para ver el arcoíris como una serpiente o bien en otros lados como una perspectiva de la esperanza. No son historias para entretener a los niños, son reflexiones muy profundas y eso es la diferencia con el twitter. En el twitter hay muchísimo ingenio, yo invito a alumnos que están muy jóvenes a observarlo, a afinar la lectura del mismo para afinar su escritura. El problema del twitter es que no tiene genio, las dos cosas que necesita la literatura son genio e ingenio. El genio no sale de una botella que uno se encuentra en la playa. El genio se forma, es reflexión, vincula los tiempos; el pasado, presente y futuro. Genera una perspectiva del tiempo y el espacio que habita el hombre y todo esto con muchísima frecuencia falta en twitter, porque son cosas muy ingeniosas pero con frecuencia carecen de reflexión.  Es decir, es un juego de palabras por error y asumes ese juego y lo escribes en twitter.

THR. Como tallerista del Centro Toluqueño de Escritores, cuál es el papel de los jóvenes escritores:

EO. Es una cosa terrible lo que está sucediendo en estos momentos, en el caso de la ficción se han formado cientos de escritores en el Valle de Toluca, solo del Valle, de los cientos de ficcionistas que hemos formado en los últimos años, menos del 10% ha publicado en forma de libro y no creo lleguen al 5% aquellos que han publicado en forma individual. Los que han logrado lo hacen por autoedición, con frecuencia son fraudulentas porque les publican su libro pero no lo distribuyen, no les hacen difusión, esto porque el estado ha controlado en los últimos años todo el sistema de publicaciones. Es un estado que trabaja con dos pinzas muy crueles, por un lado te encierra el internet y por otra a los que quieren publicar de manera impresa.

THR. Ante tal panorama el joven escritor debe institucionalizarse o independizarse:

EO. La perspectiva es muy negra en el sentido de que no tienen posibilidades de publicar, sí lo sacáramos a nivel estatal el número sería doloroso finalmente. Una respuesta se está dando; la migración. Lo mejor que tenemos se va del Estado de México, aquí no tienen ninguna perspectiva, la otra opción que tienen es madurar, reflexionar más, escribir mejor, ser más influyentes. En este momento no hay un sistema de cooptación por las políticas espantosas y no les veo muchas posibilidades a estos jóvenes. Hacía donde mires tú única posibilidad es que te metas al PRI para poder hacer lo que quieres o al PAN si quieres ser comparsa o al Verde Ecologista, son tus grandes opciones políticas para poder destacar. La otra es concentrarse en sí mismo y desarrollar la obra fuera de estos canales. El Estado lo sabe y no está generando ninguna perspectiva de desarrollo personal con los muchachos, los quiere controlados y yo sé que los jóvenes van a reaccionar, cuándo no sé.

La institucionalización es una perspectiva, es la única política que tiene el Estado frente a la lectura y la escritura. Por lo mismo debes trabajar con toda forma de independencia, bienvenido tu equipo a este esfuerzo.

 

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios