El mundo de los monederos

Líderes del Proyecto ¡Taxco va… a descubrir la literatura escrita por niños!

Es un gusto saludarlos por este medio, hoy les presentamos el cuento, escrito por una niña de sexto grado de la Escuela Primaria Rural Profr. Francisco Figueroa de la comunidad de San Juan Unión, municipio de Taxco de Alarcón, Guerrero.

 El mundo de los monederos

Yanira Casimiro Barrera

Había una vez un monedero rico, rico, ¡pero riquísimo de dinero!, que cuando otro monedero no tenía dinero le iba a pedir prestado a él. Iba uno y le pedía para unas  minibotas; e iba otro, para unos panes pequeños; e iba otro, para unos aretes de plata; e iba otro, para unos cocos de dulce; e iba otro y le pedía para unos pupilentes verdes, porque tenía unos azules; e iba otro y le pedía para un abecedario porque no se sabía las vocales; e iba otro y le pedía para una jarra de vidrio; e iba otro, que para comprar unos platos; e iba otro, para una muñeca de quince años; e iba otro, para un pizarrón porque iba a ser maestro. Hasta que un día se dio cuenta que ya no tenía dinero y, entonces, decidió pedirles su dinero a  todos los que les había prestado y los monederos, en lugar de pagarle, le dijeron: ¡Ay, tú!

 

¿Verdad que te gustó el cuento? ¡Claro que sí! Al volver a leerlo me hace recordar el primer día que iniciamos el trabajo en el Taller de escritura creativa: Letras Mágicas, pensándolo como una estrategia para volver familiar aquello que es raro y que casi nadie practica en las comunidades rurales: la escritura.

“Toda obra literaria, es un modelo de creación literaria”, comenta constantemente nuestra maestra Ethel Krauze; entonces, vamos a utilizar este texto como modelo para crear otros textos.

El mundo de los monederos es un texto lleno de reiteraciones, que causa cierta desesperación e impaciencia, es como si se quisiera poner al lector en el lugar del monedero. Hace que el lector se enfade, ¡y ya no quiera prestar nada! El mundo de los monederos, ¿tendrá algo que ver con el mundo de los humanos? En la sociedad actual en que vivimos, donde no hay fuentes de empleo suficientes, lo más natural se ha vuelto que todos pidamos prestado; que para el pan, que para la leche, que para la colegiatura y, en nuestra desesperación por no poder pagar nuestras deudas, lo más fácil es enojarnos con nuestros acreedores.

El texto utiliza el recurso de la personificación de los objetos  que, de acuerdo con Helena Beristáin en el Diccionario de retórica y poética, nos dice que: “…lo no humano se humaniza, [y] lo inanimado se anima…”

Ahora te invitamos a que dejes volar tu imaginación y le des vida a un objeto sin vida, como lo hizo Yanira Casimiro Barrera.

Secuencia de creación del cuento infantil: El mundo de los monederos.

Busca en una revista algún objeto que te guste o que detestes.

Recórtalo y pégalo en una hoja de papel.

Invéntale un nombre.

Ahora cuenta la historia siguiendo el texto modelo: El mundo de los monederos:

Había una vez un… _____________. Él era _____________________. Vivía en __________________________. Se dedicaba a ________________.

(Cuenta qué le acaba de pasar)___________________________________

Él estaba desesperado y le pidió ayuda a ___________________________

―(Pide ayuda)__________________________________

­―(Qué le contesta el personaje cuya ayuda solicitó)______________________________________________________

(Cuenta cuál fue la ayuda que recibió y cómo se transformó su mundo)

________________________________________________________________________________________________________________________

 

¡Muy bien! Ahora, lee tu cuento a tu hijo, hija, papá, mamá, hermano, hermana, amigo, amiga o, inclusive, envíalo al Facebook Caminito de los cuentos y, tal vez, recibas la sorpresa de que tu cuento se publique en este medio.

Esperamos que cada semana nos leamos y, juntos, demos los primeros pasos por el caminito de los cuentos para que, cada día, nos acerque más y más a la experiencia de la literaturización. Feliz fin de semana.

 

Comenta esta publicación

Comentarios