El gran Jaime

Parte 1

Tania Hernández Ramírez

 “De muchas cosas desagradables uno se olvida,

 en mi caso tiendo a olvidarlas”…

Jaime Collazo Odriozola

El fin de esta entrevista ha sido con el fin de realizar una biografía breve del Historiador uruguayo Jaime Collazo Odriozola, ya que este género de la historia se ha reducido últimamente a individuos de la televisión y el medio artístico. Es decir, la población actual conoce más sobre la vida de Angélica Rivera que de Rosario Castellanos. Conocen más detalles sobre la FIFA 2014 que de la promulgación de las leyes secundarias de telecomunicación y la reforma energética. Por lo tanto, se entregarán diferentes partes de la biografía de los individuos que han forjado generaciones de estudiantes de historia de la Facultad de Humanidades de la UAEMex. Con el fin de comprender la historia de los que han inspirado su vida en Clío.

—THR: 1939 nace el escritor mexicano José Emilio Pacheco y estalla la Segunda Guerra Mundial. A qué le recuerda enero de 1939:

—JCO: En ese año nací, bueno en realidad no me acuerdo de esa época, era yo muy chiquito. Nací el 3 de enero, nací con el año prácticamente y lo que yo me acuerdo,  es lo que me contaron de cuando estábamos en Maldonado. Empezó la guerra entre Alemania e Inglaterra y entonces la guerra se llevaba mucho a cabo en el mar. Entonces los alemanes tenían una flota de submarinos, los cuales hicieron bastante daño a la flota inglesa en esa época, hasta que los ingleses detectaron los submarinos, ahí fue donde apareció el radar por ejemplo, el radar se inventó para detectar los submarinos y tenían un cuerpo que se llamaba cuerpoman que abastecía a los submarinos, es decir los submarinos no salían al puerto. No salían a la costa porque si salían para los ingleses era mucho más fácil detectarlos. En determinado momento Inglaterra manda cuatro barcos para que persigan.

Uruguay no había declarado la guerra en esa época. Se metió en el puerto de Montevideo, la capital. Era un puerto muy antiguo, había sido el asiento de la flota militar española durante la época de la colonia, todo el cono sur y se mete ahí entonces como Uruguay era neutral hizo arreglos mínimos y finalmente le dicen que salga y ya estaban los cuatro barcos ingleses afuera del puerto esperándolos. Se llama la batalla de Maldonado y en Punta del Este, justo en la punta hay un ancla de Ajax, uno de los barcos ingleses entonces el Graff Spee, un acorazado que tenían los alemanes la cual era una cosa letal para los ingleses y entonces en Montevideo cuando salen lo dejan acá, lo hunden y finalmente lo tiran. Esa carga se lleva a cabo ahí en Punta del Este, entonces la gente iba y veían los barcos piratas, entonces yo recuerdo que La Ñeca que es mi hermana mayor, me decía que me había llevado a mí en brazos y yo estuve ahí cuando se dio la batalla, pero de la batalla no me acuerdo de nada. Me acuerdo de lo que me contaron que había ocurrido.

Parece que todo Maldonado se había ido a ver la batalla de punta del este, después los ingleses hicieron una película que se llamó “La Batalla de Punta del Este”, según toda la gente que la vio tergiversaron todas las cosas. La película paso sin pena ni gloria.

—THR: ¿Quiénes fueron sus padres?

—JCO: Mis padres Mariano Collazo y mi madre Blanca Zulema Odriozola, los cuatro abuelos de mi madre eran vascos por ese lado la maldición de los vascos, mi abuelo era un vasco militante a su manera, porque ya era uruguayo y no tenía nada que hacer ahí. Era panadero, tenía una panadería y yo recuerdo desde chico que le decía cualquier apellido –si es vasco es bueno- para él todo lo que era vasco era bueno. Tenía mucha afinidad con mi abuelo y mi abuela sus padres también fueron vascos. Nosotros fuimos cuatro hermanos, la familia de mi padre eran diez hermanos, mi abuelo Collazo no aparece en las fotos, porque según dicen los hijos yo no lo conocí, tenía cuatro años cuando se murió, según que era loco. Otra gente dice que era esquizofrénico, lo cierto es que nunca se dejó sacar una foto en toda su vida, nunca pudo salir como era, lo único que me dedo así un poco nervioso fue cuando Arturo cumplió 80 años yo estaba en Montevideo y fuimos a Maldonado al cumpleaños y la tía Mary que estaba ahí cuando me vio entrar dijo -¡ay, creí que eras mi papá, es igualito!-. Ósea que no eran muy buenos antecedentes. Por supuesto que en la familia no puedo ni hablar porque soy el más parecido.

—THR: Sobre sus hermanos:

—JCO: Mi hermana mayor no era una hermana biológica pero se crio con nosotros, porque era hija de mi madre y cuando murió la madre de ella tenía siete años y entonces mi madre se hizo cargo de ella; La Ñeca. Ariel Collazo que murió hace tres meses con 85 años, después estuvo Aníbal fue el que vivió menos con 71 años pero el de joven tuvo un problema muy serio en los riñones y murió de eso en definitiva. Él era un tipo excesivamente flaco, delgado se le notaban todas las costillas, cuando iba a la playa todo el mundo lo miraba sonriendo. Cuando cumplió  26 años cometió tres errores garrafales, en primer lugar fumaba como dos cajetillas al día, porque a los 25 años termina el crecimiento si usted sigue comiendo como antes de los 25 se pone gordísima no, y fue lo que le paso en seis meses aumento 30 kilos, se hizo un gordo y se casó, las tres peores cosas que le pasaron. Más tarde tuvo un cólico nefrítico que es un cálculo en el riñón muy doloroso. Después se lo arreglaron, le recomendaron tomar mucha agua para conservar el otro riñón. Le dio cáncer después de los cincuenta y se lo quitaron, le hicieron una diálisis, no la aguanto. Él mismo hablo con la familia y les dijo por favor que lo dejarán sin nada, que ya no podía soportar la situación y efectivamente le sacaron todo  y  murió.

Era un tipo muy inteligente, capaz para muchas cosas, son  paradojas. Mi hermano Ariel era abogado, mi hermana fue profesora también, yo fui profesor. El no termino ni preparatoria pero se dedicó a otras cosas después trabajo en la asociación de bancarios del Uruguay, fue presidente de la Asociación Sudamericana de Bancarios, eso lo llevo a viajar por muchos lados. Cuando estalla el golpe de estado los militares meten a todos presos, pero no los meten presos a una cárcel los meten en un estadio de básquet , ahí todo mundo durmiendo en el suelo, estuvo ahí hasta que lo soltaron un poquito y se fue para Buenos Aires con toda la familia, él vendió su casa, compro una rosticería en Buenos Aires, siempre le había gustado mucho cocinar  y se dedicó a eso, le fue muy bien en los años que duró la dictadura, cuando se acabó volvió se jubiló y en fin se murió. Después viene mi hermana Silvia ella vive y Montevideo a la cual le escribo los sábados, es religioso, lo primero que me toca hacer los sábados por la mañana es escribirle a ella, porque ella me escribe los viernes, por ejemplo cuando estaba en España le escribía una carta y le tardaba tres semanas en llegar, luego otras tres semanas en llegar a España. Ahora con esto del internet y correo electrónico no tengo escapatoria, ahora va a venir. Después yo fui el quinto con La Ñeca y mis padres se divorciaron yo tenía dos años cuando se divorciaron, mi madre se fue con sus padres, después a Montevídeo y empezó a trabajar y así nos creamos, mi madre trabajando mi padre en Maldonado cada que íbamos de viaje nos visitaba, en fin cosas. Yo empecé a ir a los diez años a pasar las vacaciones en Punta del Este,  porque mi padre vivía ahí, en esa época se había hecho con su hermano que era albañil una empresa constructora y eso fue lo que le dio mucha facilidad en los últimos años de su vida. Pero mi padre se casó de nuevo con una médica paraguaya y tuvo otro hijo, Florencio que salió lamentable; delincuente y estuvo seis años en la cárcel en Brasil, 5 años en la cárcel en  Estados Unidos, estuvo preso en el Uruguay, anda en esto de las drogas y sacaba droga de Bolivia su esposa era boliviana precisamente y después a mí se me vino la idea de que se casó con una boliviana por la facilidad que le daba para moverse  en el medio de la coca. De Florencito no sé más, es diez años menor que yo y también es muy gordo.

Mi padre murió de 87años, mi madre de 82, en general son gente de larga vida. Mi padre son diez hermanos, y de esos diez hermanos 9 pasaron los 80 y uno solo murió a los 75 años, era albañil pero de joven era muy mujeriego y le dio sífilis, en aquella época solo se controlaba, se casó mayor cuando se la curaron y yo creo que eso le afecto mucho y por eso murió más joven que todos ellos. En la familia de mi mamá el más chico no llegó a los 60, Leonel. Y los demás de 70 años, Pepita la menos pero Nivia la mayor vivó 92 años y Alberto vivió casi 90. En realidad son demasiado longevos.

—THR: Sobre su vida personal, cuántas veces se ha casado, cuántos hijos tiene

—JCO: Bueno, aquí entro a un tema que no me gusta mucho pero vaya. Me case cuatro veces y  tuve cuatro hijos, porque tuve mala suerte dos de mis esposas no pudieron tener hijos, la primera y la tercera. Fíjese que nunca me gustaron los números pares, siempre los impares, pero en el matrimonio la primera y la tercera nunca tuvieron hijos. La primera ya murió hace años en un accidente automovilístico con su segundo marido y la segunda con ella tuve dos hijos pero estaba completamente loca. Yo no sabía nada, la tenían con remedios, la familia no me dijo nada y me case. Había días que no sabía ni quién era, ni como me llamaba, ni dónde estaba, porque dudaba de todo, era una cosa muy difícil hasta que un primo psiquiatra de la Sociedad Psicoanalítica, -ese primo había sido como un hermano, era un tipo fantástico-, fue el que me explico claramente la diferencia entre psiquiatría, psicoanálisis,  psicología y me dijo –yo no te puedo tratar porque nos conocemos desde chicos y eso es contra, pero te puedo mandar con otro buen psicoanalista-. Entonces fue Cabral, muy bueno, de repente me dijo -si usted no se separa va a terminar en el manicomio porque este proceso es así. Lo que tiene ella no se cura-, entonces me divorcie. Cuando me divorcie estaba Rodrigo mi hijo mayor, él estuvo acá, estudió letras, ahora está en España, también anda muy desnortado. Estuve con Rodrigo ocho meses, de ahí ella se fue a la casa de su padre, se llevó su piano. Tocaba muy bien el piano. Después ella lo llevaba en la mañana a la guardería en la tarde yo lo iba a buscar y así estábamos. Después la cosa se puso muy grave con el asunto de los Montoneros1 y las elecciones del 71. A ella la había conocido en el Instituto, ella también era profesora de historia y era un caso muy notable porque después de que se tituló fui a buscar a Rodrigo y  estaba en la secundaria dando clases, le interrumpí la clase y me dijo -yo no sé, no sé qué hago acá, por qué estudie Historia, doy clases y ni me gusta la historia-. Yo  no sabía ni qué decirle, y los alumnos ahí. Me fui, ya casi no me veía solo cuando llevaba al niño, porque yo no quería hablar con ella ni tres palabras. Entonces un día me llama por teléfono, habían metido presos a la madre y al padre, porque habían puesto una bomba sobre la pared y en toda la cocina, ósea que todo aquello estaba roto, el padre inmediatamente se compró un departamento en el quinto piso, en 18 de julio por la principal avenida de la ciudad. El padre era abogado defendía a los tupamaros. Ellas eran cuatro mujeres, la que fue mi mujer fue la tercera y las otras tres estuvieron metidas en el movimiento tupamaro2. Continuará… El Lunes 21 de julio hablaré de “La narrativa mexicana hecha película”, a las 12horas por Televisión Mexiquense y en http://www.radioytvmexiquense.mx/TV.php.

Gracias a Andrés Torres Flores y Yamil Ali Pacheco

Referencias

1.- Fue una organización guerrillera argentina de la izquierda peronista (1970-1979), se refugiaron  en Uruguay.

2.- El Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T) o simplemente Tupamaros es un movimiento político de Uruguay que tuvo una etapa de actuación como guerrilla urbana de izquierda radical durante los años 1960 y principios de los 70, y que se integró a la coalición política Frente Amplio en 1989.

 

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios