El dios del neoliberalismo regresa al palacio

Se ha completado un golpe
Por Victor Corrales (escritor).

Después de un sorpresivo ultimátum por parte del ejército boliviano, y las agresiones en escalada dirigidas a partidarios del presidente, este 10 de noviembre el primer mandatario indígena de Bolivia, Evo Morales, renunció para intentar detener la violencia que se han presentado en aquel país.
Una renuncia forzada
El sábado el presidente boliviano convocó a elecciones en un intento para tranquilizar al país andino de las protestas que se habían llevado a cabo desde el pasado 20 de octubre; aunque la decisión sorprendió y parecía la solución a la crisis política, este domingo el comandante general de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman acompañado de la máxima esfera militar boliviana sugirieron la renuncia del presidente (en funciones) como la única salida para la pacificación del país.
La situación en Bolivia escaló el domingo a golpe de estado cuando iniciaron los saqueos a hogares de funcionarios del gobierno, incluido casas de varios ministros y del mismo presidente, mientras la policía decidió acuartelarse mientras llamaban a unirse a las protestas. Alrededor de las 16:00 tiempo de Bolivia, el presidente Evo Morales quien dijo permanecer en Cochabamba, anunciaba su renuncia dijo él para detener la violencia dirigida hacia sus partidarios, acusando en ese momento de un plan para sacarlo del poder ya desde antes de las elecciones.
Golpe Cívico Político Policial
Al parecer se ha consumado un golpe Cívico, Político, Policial; la razón de estos tres términos es muy importante para entender la situación boliviana y voy a tratar de explicarlos:
Cívico. La presencia de protestas violentas y acciones para desconocer a parte de la sociedad boliviana que ha votado por Evo Morales se hizo presente desde el mismo día de la elección. Los disturbios en contra de los resultados se llevan a cabo por parte de organizaciones como el Comité Cívico Pro Santa Cruz. Esta organización supuestamente apartidista y con sede en la región más rica y racista de Bolivia, con su líder Luis Fernando Camacho han llamado a regresar a Dios al palacio de Gobierno, desconocer la existencia del estado multicultural (el retiro de la bandera Whipala de la sede de gobierno fue un acto inmediato por parte de los manifestantes Pro-Camacho) así como asumir tácitamente un liderazgo político incluso superior al del adversario político que compitió contra Morales en la contienda electoral. Camacho acusa de ineficiente a un sistema que han llevado a 30 por ciento de la población de la pobreza a la clase media (muchos de ellos población indígena), al que han dotado de viviendas gratuitas provistas por el estado y ese es un malestar para las elites económicas bolivianas.
Político. El asunto en esta elección no pasa por lo cerrado de la elección, el problema en este caso era si el oficialismo rebasó con el 10% del electorado o no a su más cercano competidor, el ex presidente Carlos Mesa, candidato por la alianza Comunidad Ciudadana. Las acusaciones de un intento de fraude surgieron tras la cercanía de votos necesarios para evadir la segunda vuelta electoral, presente en Bolivia. El Movimiento Al Socialismo (MAS) del presidente Morales cuenta con la mayoría parlamentaria en ambas cámaras. Todo indica que el partido del presidente ganó las elecciones; pero la duda de 9.8 puntos porcentuales que ha planteado la oposición ¡sin pruebas! no fue suficiente para validar la elección.
Policial. El motín disfrazado de acuartelamiento que protagonizaron las fuerzas del orden desde el viernes en la tarde en Sucre y Santa Cruz exacerbó las reacciones de los manifestantes en todo el país. Durante el sábado y el domingo las pocas protestas pacíficas que existían se concentraron en ciertas plazas y los motines surgieron por el resto de las ciudades. Numerosas llamadas de ayuda fueron desatendidas todo el fin de semana, dando paso a las amenazas y los incendios contra viviendas de partidarios del movimiento oficialista y a la población que respaldaba al depuesto presidente boliviano. Para esta hora el Comandante de la Policía Boliviana ha renunciado, dejando en un estado de indefensión a gran parte de la población.
Finalmente
La decisión de renunciar de Evo Morales lleva a la reflexión acerca de la actuación de organismos internacionales para intentar resolver los problemas de cada país. En este caso es notable el papel de la Organización de Estados Americanos (OEA). Cada vez parece más clara la decisión de intervenir solo en problemas con gobiernos progresistas, de izquierda o que llevan un planteamiento de reivindicación a los pueblos originarios, mientras los gobiernos abiertos al neoliberalismo y a los intereses imperialistas están libres de cometer cualquier falta a los Derechos Humanos pues buscan la democracia que pretende instaurar los Estados Unidos. La desatención llamativa en casos de planteamientos de fraude en el 2006 en México, así como la reelección de Juan Orlando Hernández en Honduras llevan a preguntarnos cuál es el verdadero interés de la OEA. La democracia o colocación de productos estadounidenses en los estantes latinoamericanos.

Comenta esta publicación

Comentarios