¿Educación?

Victor Manuel Sánchez Castañeda

@vicsic1

Soy un idealista, alguien que quizás no tiene el valor moral para decir o expresar sus pensamientos de esta forma; pero es mi deber cívico y social alzar la voz y tratar de invitar a todos los que pueda a que hagan su mayor esfuerzo para que todos sean mejores humanos.

        ¿Pero cómo una persona como yo puede decir o expresar que cosas están mal o bien? Les doy la razón, no lo soy, no soy más que un hombre lleno de errores, pero la diferencia recae en que trato día a día de mejorarme, trato de enterarme con profundidad sobre las cosas relevantes, las cosas que me afectan o lo que me puede ayudar a mejorar como persona.

        Estos días me he llenado de opiniones, estudios, vídeos e información que es relevante para la vida pública nacional. No he de negar que es difícil enterarse o buscar las cosas que a uno le interesan realmente, cierto es que hay en la red y en los medios de comunicación mucho contenido basura que raya en lo inverosímil y la comedia, seguir con esto será desviarse del tema.

        Hay varias cosas que uno no puede negar. La estructura social de México está en los suelos, el gobierno ha hecho que las personas vivamos en un limbo donde es mejor vivir informado por un partido de fútbol o cómo está la novela del momento  que el acontecer político y económico de esta nación. Los entes políticos han desarrollado una infraestructura que a lo largo de los años ha hechos esfuerzos titánicos para ocultar la información; afortunadamente en la época actual es fácil o relativamente fácil desenmascarar sus mentiras y ver a través del velo de falacias que exuda de las bocas de los reporteros y comentaristas de las televisoras públicas.

        También es verdad que los activistas y los que están al frente de campañas de concientización han sido a lo largo del tiempo el blanco de ataques de desprestigio y difamación mediática para que su mensaje no sea escuchado, todos hemos sido víctimas de artimañas gubernamentales que básicamente se han ocupado de freír nuestros cerebros; todos en algún punto de nuestras vidas hemos estado atentos a un partido o una novela sin percatarnos de lo que realmente hacen a las espaldas del pueblo los políticos, estas cosas dejan muy mal parada a la sociedad y sin oportunidad de defenderse.

        La reforma política sobre la educación es un claro ejemplo de esto, ha logrado en poco tiempo que el acceso a la educación cada día sea más y más difícil, no fomenta la creación de tecnología nacional que es un pilar fundamental para el desarrollo económico y estratégico dentro de cualquier país del mundo, no se fomenta y menos aún se alientan los campos de investigación ya sea en medicina, química o física. Pero aun así los políticos se lamentan de la fuga de cerebros, científicos que van a otras latitudes del mundo para ejercer su profesión en pro de la humanidad.

        De qué se lamentan los políticos si son ellos los que tienen el control de los presupuestos, son ellos los que deciden  en que gastar el dinero del erario público, son ellos los que deciden aumentar sus ingresos en vez de crear nuevos programas que apoyen a las jóvenes mentes brillantes. Nosotros no tenemos programas de investigación o planes de creación de nuevas tecnologías.

        Todos sabemos que en México, año tras año, niños y jóvenes ganan premios de robótica o universitarios ganan premios por sus descubrimientos, pero lo que deberíamos preguntar realmente es ¿por qué no se le da continuidad a estos talentos? ¿Por qué permitimos que se los lleven otras naciones con becas para que desarrollen esas tecnologías fuera de este país?

         Año tras año, México es más dependiente del consumo extranjero en el área de tecnología y educación, esta situación no nos da espacio y tiempo para darnos un respiro. Todos sabemos del gran talento que tenemos del ingenio que tanto nos caracteriza, pero también sabemos de la gran represión ideológica de la que somos presas. Yo desde mi trinchera les invito a educarse, informarse, a fomentar la cultura, a ir contra la corriente, salir de esa conformidad y exigir un verdadero cambio de los entes políticos en pro de la sociedad, pues si no hacemos algo siempre seremos dependientes de los intereses extranjeros y cada día estaremos más y más a la expectativa de que no nos afecte, lo que pasa afuera en vez de que nosotros marquemos pauta para un mundo mejor. Ojalá estas palabras no queden en el olvido y podamos hacer un cambio real para bien de nuestra hermosa nación.

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios