Donald Trump es ya el candidato republicano

New York Times.- Cleveland, Ohio — Donald Trump aceptó la nominación presidencial republicana este jueves con un rotundo llamado a los estadounidenses que sienten que su país está fuera de control y anhelan un líder dispuesto a implementar medidas tajantes, incluso extremas, para protegerlos.

Trump, de 70 años, es un exitoso empresario de bienes raíces y una estrella de televisión que supo aprovechar su fama y su personalidad para convertirse en un político poco convencional que se presentó como un líder capaz de identificar y luchar contra las amenazas a Estados Unidos.

En la última noche de una convención inusualmente turbulenta y dividida, Trump emocionó a su audiencia al atacar a su rival demócrata, Hillary Clinton, y a los enemigos de la estabilidad de Estados Unidos.

Trump acusó a Clinton de haber cometido “crímenes terribles, muy terribles”. La calificó como una agente de las élites internacionales, una líder que se ha equivocado en sus decisiones sobre política exterior y economía, volvió a describirse como el “candidato de la ley y el orden”, y les rindió homenaje a las familias de las víctimas de delitos cometidos por inmigrantes indocumentados.

“A partir del 20 de enero de 2017, restauraremos la seguridad”, dijo refiriéndose al día de la toma de posesión del próximo presidente.

Los discursos de nominación suelen ser optimistas y personales, llenos de esperanza y revelaciones que les presentan a los votantes la mejor imagen de los candidatos. Pero Trump se dirigió a una nación tensa y trató de tranquilizar al electorado, tal vez aún escéptico sobre su temperamento y habilidades para ocupar la presidencia.

“La primera tarea de mi nueva administración será liberar a nuestros ciudadanos de la delincuencia, el terrorismo y la anarquía que amenazan a sus comunidades”, dijo.

“Tengo un mensaje para cada persona que amenaza la paz en nuestras calles y la seguridad de nuestros policías: cuando tome posesión del cargo el próximo año, voy a restaurar la ley y el orden en nuestro país”.

También se permitió especular y sugirió que el presidente Obama se había arrepentido de poner a Clinton al frente del Departamento de Estado.

“Estados Unidos es mucho menos seguro —y el mundo es mucho menos estable— que cuando Obama tomó la decisión de poner a Hillary Clinton al mando de la política exterior del país”, dijo Trump.

En un intento por atraer a los demócratas descontentos con la nominación de Clinton, invocó el mensaje político del senador Bernie Sanders, y sugirió que él también compartía las críticas republicanas al desempeño político de la candidata.

Su lema “America First” jugó con la angustia de aquellos votantes que sienten que el resto del mundo ya no respeta a Estados Unidos. Trump se comprometió a actuar con rapidez para que los estadounidenses se sientan mejor sobre su país y también prometió que advertirá a aliados y enemigos que su país se centrará exclusivamente en la protección de sus propios intereses.

Trump no suavizó su tono ni se apartó de la línea dura que ha caracterizado su campaña. Por el contrario, describió a los estadounidenses comunes como víctimas de los inmigrantes, las empresas internacionales y los líderes irresponsables, y se presentó como el defensor de los “hombres y mujeres olvidados de nuestro país”. “Existe un pueblo que trabaja duro pero no tiene voz: yo soy su voz”, exclamó.

También hizo promesas más personales y dijo ser el último guardián de las generaciones más jóvenes de Estados Unidos.

 

 

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios