Diputados “no tienen llenadera”: gobernador de Guerrero

Jonathan Cuevas/API

  •  Insiste en que son recursos “etiquetados”, pero repite las palabras de su Secretario de Obras Públicas al decir que los legisladores “no tienen llenadera”.
  • Dice estar dispuesto a una “auditoría ciudadana” para que revisen salarios de sus funcionarios, los rubros de educación, salud, obras públicas y convenios con medios de comunicación.
  •  Jesús Hernández Torres de la SDUOP pide revelar quién filtró el audio de su conversación telefónica a cambio de brindar información de interés social; también niega acaparamiento de obra pública y discriminación a las empresas locales, legalmente establecidas

Chilpancingo, Gro.- Entre el gobernador del Estado, Rogelio Ortega Martínez y su Secretario de Obras Públicas, Jesús Hernández Torres, existe un ocultamiento de información respecto al reparto de recursos para ejecución de obra pública, donde se están violentando procesos de licitación para beneficiar a élites políticas y, sobre todo, afectando a empresas locales que están al borde del colapso y se ven obligadas a despedir trabajadores que resultan ser los más afectados.

Este miércoles, cuestionado por el presidente del grupo ciudadano “Cuicalli” de Chilpancingo, en una estación de radio, el gobernador Rogelio Ortega aceptó haber dado ya a los diputados la cantidad de 6 millones de pesos en obra pública, y se refirió a ellos como gentes que “no tienen llenadera”, repitiendo las palabras de su Secretario de Obras Públicas.

Adolfo Chávez Romero, presidente de la organización mencionada, solicitó al mandatario que permita que se aplique a su gobierno una “auditoría social”. Esto, luego de que Ortega negara que su Secretario de Educación, Salvador Martínez Della Roca, tiene un salario superior al del propio presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

Chávez Romero advirtió al titular del ejecutivo estatal que los ciudadanos no creen ya en las palabras de los gobernantes, y en su caso, no cree ni en él, ni en su Secretario de Educación, y tampoco confiaría en una auditoría de la Contraloría General del Estado o de la Auditoría General, porque “son parte del mismo equipo y no se puede confiar ya en ellos”.

Rogelio Ortega aceptó la auditoría pero no detallaron cuando y en qué términos se aplicaría. No obstante, refutó que con encuentros con la ciudadanía como el que estaba teniendo con su grupo “Cuicalli”, estaba “dando la cara” a la ciudadanía.

Solo se acordó que el grupo Cuicalli forme una comisión que tenga como objetivo revisar la nómina del Gobierno del Estado y el recurso que se destina a medios de comunicación. Por su parte el gobernador afirmó que pedirá a su director de Comunicación Social que suba una copia de los cheques de los funcionarios de primer nivel, para que los ciudadanos sepan cuánto ganan.

Luego, el líder del grupo ciudadano tocó el tema de las llamadas telefónicas que exhiben a sus funcionarios negociando con diputados la asignación de recursos para obra pública. Recordó que luego de que Ortega Martínez declaró al Estado “casi en quiebra”, se supo que sus secretarios se estaban “despachando con la cuchara grande, dándole a los diputados algo que no tienen derecho porque no es la parte fundamental de un diputado”.

“Sin embargo hablaban de diez, de ocho, de seis, de cuatro o de dos millones. Entonces, ¿Hay dinero o no hay dinero?”; preguntó Adolfo Chávez.

Rogelio Ortega excusó que este “es otro equívoco”, y a pesar de que estaban las llamadas que se habían hecho públicas, era necesario “aclarar”.

Entonces señaló: “hay un presupuesto que se aprueba para salarios, los salarios de los funcionarios y el recurso que se va a gastar, y hay obra que se va a realizar y esa es etiquetada. Y hay gestión que realizan los diputados, entonces de repente dicen: ¨Gobernador, yo gestioné 10 millones de pesos para construir una carretera de tal lugar a tal lugar, si no se ejerce ese dinero se pierde, y yo sé que ya lo bajó la federación”.

Pero el gobernador afirmó que ese dinero “no está en Guerrero” y se tiene que esperar a que baje.

Destacó que envió una circular a los ocho días de haber tomado el cargo, para que todos los convenios que rebasaran 500 mil pesos, fueran licitados conforme a la norma. Y abundó que hay empresas de Guerrero y de otros estados que compiten en las licitaciones.

Luego, cantinfleando y sin dejar muy clara su declaración, señaló que el dinero del que hablaban sus funcionarios y diputados, era de lo ya etiquetado.

Y el presidente de Grupo Cuicalli replicó que las llamadas evidencian una negociación de recursos para obra pública que se supone ya está etiquetado, y no tendría por qué estarse negociando a estas alturas. “Piensa uno que la lana la tienen ahí guardada y la disponen a su antojo”; señaló.

Y Rogelio Ortega aseguró que “no se dispone del recurso”, pues el dinero que viene etiquetado “es para que se ejerza en donde viene etiquetado”. Y luego hizo referencia al diálogo con un legislador: “A ti te etiquetaron 6 millones, ya te los di”.
Enseguida el gobernador soltó una carcajada discreta y abundó: “además, lo que decía Jesús Hernández, el de Obras (Públicas); ese dinero del que están hablando ya se etiquetó, ya se ejerció, ¿De dónde les vas a dar más? No es posible, por eso habla de que no tienen llenadera”. En cambio, los diputados piensan que seguramente tienen recursos y piden más.

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios