Barça, el mejor embajador de Catalunya

En distintas ocasiones el estadio de Barcelona a sido escenario de protestas políticas cuando se realizan partidos importantes

 Raúl Garrido

El fútbol es un lenguaje universal, rompe fronteras y nos lleva a lugares remotos. Cuando estuve en Canadá conocí a diversos chicos, no recuerdo el nombre de todos pero recuerdo que rompimos el hielo por medio de la redonda. Uno es hincha del Borussia Dortmund, alemán, otro oriundo de Madrid con el corazón rojiblanco, mi amigo Lorenzo hincha apasionado de la Juventus pese a vivir en Milano y un amigo catalán seguidor del Barça.

Quizá de estos equipos por mucho el Barça es el más conocido en el mundo y según encuestas el más popular en México. Ninguna sorpresa, esto es debido a los últimos años exitosos que ha tenido el club blaugrana, a la belleza de su juego, al mito de Pep Guardiola o por ser el equipo en donde juega el mejor jugador del mundo, Lionel Messi. Gracias al Barça hemos conocido mucho de Catalunya en México, quizá no lo suficiente.

Cada vez es más común ver camisetas del Barça en las calles de diversas ciudades del país, pero no sólo eso, las camisetas van acompañadas de la frase “Visca Barça” y en algunas ocasiones de un “…i visca Catalunya”. Expresión que traducida al castellano significa “Viva el Barça y viva Catalunya”. Las frases son comunes entre los aficionados culés de toda la vida, entre los catalanes.

Las frases son copiadas por los aficionados mexicanos, frases que llegan tras ver los juegos del Barça dos veces por semana, por el contacto que tienen con el equipo a través de la gran red llamada internet. Los hinchas mexicanos más aguerridos al Barcelona se han metido de lleno a la historia del club, a la historia de Barcelona, a la historia de Catalunya. Han tomado distancia con España y le han mostrado su respeto y solidaridad al pueblo catalán.

El Barça es “una entidad al servicio de Catalunya (…) siempre ha apoyado las decisiones del pueblo catalán”, afirmaron los autores del libro Una bandera ens agermana. El FC Barcelona, el nacionalisme i la independèndencia de Catalunya Adrià Soldevila y Abraham Giraldés. Los autores sostienen que el Barça “adopta el papel de embajador mundial de Catalunya, sabe que es la institución más capacitada para hacerlo y está plenamente orgulloso” de ello.

El club desprende cultura y lengua, lo sostienen los autores y en México nos damos cuenta de ello. Catalunya llegó a nuestro país gracias al Barça. Gracias al club blaugrana sabemos que los catalanes perdieron su independencia en 1714 cuando fue incorporada a la corona española. Eso lo supimos por el grito “in-de-pendèn-cia” que corean los aficionados en el Camp Nou cada juego al minuto 17 (1714).

En 2013 Sandro Rosell defendió el derecho a decidir del pueblo catalán, como así lo hiciese Laporta, Guardiola, Puyol, Piqué, entre muchos otros.  El reclamo es justo, es legítimo, el pueblo catalán tiene todo el derecho a decidir lo que mejor le convenga.

Como les decía al principio, el fútbol es un lenguaje universal. En 2007, cuando se inauguró el estadio del Atlante en Cancún, viajé para ver a Pumas y en las tribunas del recinto me encontré con un catalán que residía en México y me contó la historia de su bello pueblo, también platicamos de Rafa Márquez que por aquel entonces jugaba en el club blaugrana. Una cosa nos llevó a otra.

Poco tiempo después conocí a otro catalán, en esta ocasión en Toronto. Su posición era la misma, amor a su país y deseo de independencia total. Pocos meses después tuve la oportunidad de trabajar en un blog dirigido por Adrià Soldevila, uno de los autores del libro Una bandera ens agermana. El FC Barcelona, el nacionalisme i la independèndencia de Catalunya a quien hoy le quise dar el ¡enhorabuena!, por medio de estas líneas, con el deseo de éxito y con la esperanza de que el libro llegue a mis manos.

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios