Análisis social previo al proceso electoral 2015: en tiempos de la narcocracia

Parte I

Emilio Nahín Rojas Madero

“El opresor no sería fuerte si no tuviera cómplices dentro de los oprimidos” –Simone de Beauvoir–

“Exponer a los oprimidos la verdad sobre la situación; es abrirles el camino a la Revolución”.  –León Trotsky–

 

El  génesis del crimen organizado es el “pandillerismo”; pero ¿por qué los tres niveles de gobierno no hacen nada para atacarlo? El Dr. Arturo Fernández Arraz** respondió la pregunta. –“El pandillerismo es el cultivo del Estado; éste acondiciona la vida de la familia con características como la precariedad, pobreza y falta de oportunidades, obligando a ambos progenitores a trabajar; destruyendo el hogar y desamparando a los hijos. Éstos niños; buscando satisfacer su instinto de pertenencia, se organizan en pandillas. De las que en la madures; el Estado cosecha hombres y mujeres que le garantizaran protección, seguridad y permanencia en el poder (de allí los policías, granaderos, soldados, porros, espías, halcones o escuadrones)”–, utilizados estos para desviar, dividir, desarticular o disolver manifestaciones y movimientos sociales subversivos al Estado. Sin embargo; no toda la cosecha es servil al Estado. Existe un sector que con las armas, forja su propia clase social hasta mimetizarse con el gobierno: el narcotráfico

Con ese cultivo social ha venido perpetuándose en el poder; destruyendo toda lucha o movilización social en su contra. Enrique Krauze en su cuenta de twitter declaró –“Entre los vándalos no he visto más el rostro de los hijos de los halcones del 68´s”–. Por lo que podemos estar seguros de que grupos como los “anarquistas” no son más que porros del estado mayor presidencial; buscando limpiar la imagen del PRI y culpar del crimen organizado únicamente al PRD. Algo falso, ya que el propio PRI en Guerrero ha solapado al crimen organizado; permitiéndole el asesinato de miles de jóvenes y niños en todas las municipalidades de la entidad, porque sus padres se niegan o no pueden pagar las cuotas de extorsión. Es cierto que son bellas interpretaciones teatrales entre porros uniformados y porros encapuchados en batalla campal; pero si fueran ciertas estas luchas, ¿por qué no dicen que el DF desde la administración pasada de Marcelo Ebrard y la actual de Miguel Ángel Mancera o de Ángel Aguirre Rivero; solo han sido gobiernos priistas pintados de amarillo? Hay incongruencia.

Pero por el poder, el PRI utilizará cualquier estrategia hasta ejercer el genocidio como último mecanismo de control social. A raíz de los crímenes de lesa humanidad cometidos en Tlatlaya e Iguala de la Independencia, y como antecedente el eco de la consigna del movimiento #YoSoy134, en todo el mundo ya se habla de un México en manos del crimen organizado, bajo el proteccionismo de las propias autoridades gubernamentales federales, estatales y locales. El PRI no sabe cómo enfrentarlo, aun cuando ha echado a andar toda su maquinaria de infiltrados, tanto al interior de la propia Normal Isidro Burgos, como dentro de los cetegistas. Pero no han podido apoderarse del movimiento #TodosSomosAyotzinapa; prueba de ello es la quema del edificio del PRI en la Capital del Estado en Guerrero.

Por lo anterior, el Partido Revolucionario Institucional ya ha girado instrucciones para retirar a todos sus infiltrados y retomar otras acciones más radicales, a fin de diluir las protestas que ya piden la renuncia de su dirigente, Enrique Peña Nieto. Iguala es el resultado de un gobierno cuya Secretaría de Seguridad Pública con Jesús Murillo Karam como portavoz, ignoró la denuncia verbal hecha por el entonces gobernador del estado de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, hoy deslindándose bajo un argumento descabellado de que no se hizo por escrito. Luego entonces ¿acaso tiene más valides una denuncia anónima? Si el Gobierno Federal no intervino en la seguridad del Estado de Guerrero, fue porque éste no es gobernado plenamente por el PRI, sino por un partido pseudo izquierdista, dejándole en claro a la sociedad que el gobierno del PRI jamás brindará seguridad a los pueblos que hayan votado por gobiernos que no emanen de su extracción partidaria y que al contrario, abonará para que estos siempre se encuentren en desestabilidad social, hasta que pasen a su poder o que suceda otro Tlatlaya e Iguala.

Éste será el reto para los nuevos gobiernos que nazcan de partidos adversos al PRI. El día 4 de marzo del año en curso (2014) el PRI, llevando a cabo la celebración de su aniversario n.o 85, presentó un informe de análisis político-electoral rumbo al 2015. En él destacó su preocupación por no poder asegurar su triunfo electoral; al menos en 5 de las 9 entidades federativas que tendrán elecciones locales en el 2015, pero la más prioritaria para ellos era la del Estado de Guerrero. ¿Quién fue el estratega mediocre que pensó que utilizar el caso Iguala con fines electorales rumbo al 2015 sería benéfico para que el “priato” recuperara Guerrero? Hoy, gracias a la prensa internacional, se sabe que hubo la participación de policías y soldados en estos hechos reprobables.

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios