AMLO y Yo

En días pasados

10-06-2018

Ali Pacheco

Somos el país de los ingenuos, cada 4 años creemos que vamos a ganar la copa mundial de fútbol y cada 6 años creemos, con los ánimos renovados, que va a llegar un presidente y que lo va cambiar todos. El gozo siempre se va al pozo.

Supe de AMLO a los 15 años, cuando lo querían desaforar, mi padre me pidió que grabará en una vieja VHS la sesión del Congreso. “Gánenme en las urnas” dijo el tabasqueño a su salida de San Lázaro hace 13 años. Desde ahí no le perdí la pista, en 2006 caminaba en el plantón de Reforma me sentía robado por Calderón, en 2012 tuve la oportunidad de darle mi voto, hasta me afilié a MORENA por internet. Siempre he asistido a sus mítines en Toluca, ahora me acompaña Zoe, y he podido estrecharle la mano un par de veces. Lo admiro por su tenacidad y terquedad. Es un líder.  Aun así no lo veo como un rey taumaturgo. Andrés Manuel llegará a ser presidente el 1 de julio.

La historia dice que en 2000, salí a festejar el triunfo de Fox, el del PAN democrático, el que pugnaba por el desarrollo de México desde el interior de México. Un viejo recuerdo.

Muchos hubieran esperado que después de la reunió con los ‘money man’ de México, AMLO saldría peleado, sucedió todo lo contrario hubo entendimiento.

Por ello, la guerra sucia telefónica y la verborrea de Anaya del pacto AMLO-EPN acapararon los titulares los últimos días. Lo cierto es que Meade, ya se quedó sólo, el presidente lo dejo huérfano al igual que el PRI. Éste último, el tricolor, busca salvar sus posiciones en las elecciones locales.

Y como se ha dicho, México va hacia una recomposición política.

En 2011 cuando surgió el 132 pedíamos un cambio 7 años después se vislumbra.

Y como decíamos en las jornadas de Ayotzinapa: “No sabían que éramos semillas”.

No creo que Andrés Manuel tenga una varita mágica para cambiar el país pero si estoy seguro que México debe pasar por él, así como Brasil pasó por Lula, Argentina por Kichner, Bolivia por Evo, Chile con Bachelet, Ecuador con Correa y Uruguay con Pepe Mújica, claro ver a Venezuela como lo que no se debe hacer.

Los cambios no son inmediatos, México está tan podrido en muchos sentidos que será difícil bajar la violencia, ya que lo propone  Obrador es un cambio estructural para disminuir este índice acabando con la pobreza, así lo ven algunos especialistas, (léase los periódicos Financiero y  Economista).

Es imposible eliminar el sistema neoliberal y no se puede regresar al pasado económico del ‘desarrollo estabilizador’ pero estoy seguro que se puede hacer un sistema más justo. Todo depende de tener un verdadero Estado de Derecho y que la justicia y las instituciones funcionen.

Sé que mis posiciones, quizás no compartidas, distan mucho de la imagen que muchos tienen de mí pero siempre he apoyado la libre empresa como motor de riqueza y al Estado como un regulador de los abusos.

También creo que sí el Estado no es capaz de dar excelentes servicios públicos estos deben ser privatizados pero nunca entregados en lo oscuro y a los cuates.

Y por otra parte no estoy de acuerdo en el asistencialismo chafa que solo deja pobres a los pobres y votos a los partidos.

Me decían que aunque gane Andrés Manuel la cosas seguirán igual disto mucho de esas posiciones porque esa actitud es lo que tiene al país podrido.

Espero que Andrés Manuel se equivoque poco, nadie es perfecto. ¡No nos falles!

 

Punto y Aparte

“Espero que los seleccionados se busquen hoy unas danesas de aquéllas y que se relajen y se olviden de su entrenador, de los medios y de los aficionados que se creen dueños de ellos y de su vida privada.”

Héctor Aguilar Camín

 

Comenta esta publicación

Comentarios