Educación y ciencia

Gerardo Garrido

@JerryGarrix

La educación pública ha sido impulsada por el Estado desde 1920. Entonces empezó a formar parte de la vida cotidiana de las sociedades en general y de la mexicana en particular siendo una pieza esencial de las mismas, ya que es una de las actividades que envuelven a la mayoría de los mexicanos y que realizan a diario. Pero es a partir de la década de 1960 cuando el sistema educativo ha experimentado una expansión continua y progresiva. La educación a nivel primaria es accesible para la mayoría de la población citadina y rural, pero con un estancamiento para el campesinado dada su inflexibilidad hacia este sector poblacional, ya que no se le dan las atenciones necesarias.

       Durante los dos primeros años de presidencia de López Portillo el gobierno se vio envuelto en una crisis que dificultó la promoción de la educación;  en cambio se dio un reajuste en la relación de las clases burguesas. Sin embargo durante el año de 1977, se publicó el Plan Nacional de Educación, el cual actualizó y reorganizó la doctrina oficial en materia educativa. Este plan tiene prioridades  en demasía, pero lamentablemente no señala metas claras o programas concretos de operación. A finales del año mencionado, se lanzó otro plan: “Educación para todos”, pero al igual que el anterior, conlleva fallas. Se destina dinero en exceso para las expectativas, dejando de lado la educación para los adultos. Se hacen nuevas reformas en educación primaria; se abarcan los seis grados de enseñanza, seguidos de la educación media, con dos ciclos. Son estos los dos tipos de enseñanza obligatorios hasta ese momento.

En cuanto a lo científico-tecnológico, esto provocó la capitalización de países dependientes, como México, y creó una desigualdad internacional. Nuestro país, a pesar de la dependencia de países del primer mundo, ha obtenido una ligera mejoría al crear más centros de educación superior, la nacionalización de energéticos y una cierta inversión que va destinada a la investigación tanto tecnológica como científica. La UNAM y el IPN están formando gente que pueda servir a México en la explotación de los recursos naturales, para que en un futuro no muy lejano esta nación pueda valerse por sí misma.

___Todo nuestro contenido es libre de compartir___

Comenta esta publicación

Comentarios